Ayer y hoy he leído tantos buenos análisis políticos de los resultados electorales del domingo pasado que no tengo mucho que agregar. Quienes han seguido mis opiniones desde principios de 2007 sobre la evolución probable de los acontecimientos políticos y económicos habrán advertido que los resultados son los que yo venía previendo. Incluso, la conformación de dos alternativas superadoras del Kirchnerismo para el recambio presidencial de 2011: una conformada por el Peronismo (ya sin Kirchner) y el Pro, encabezada por Reuteman o por Macri; y otra, conformada por la UCR, el Socialismo y la Coalición Cívica, en la que ha quedado como prácticamente candidato cantado el Vicepresidente Julio Cobos. Ambas tienen la posibilidad de conformar un buen gobierno, especialmente si comienzan a trabajar desde ahora en preparar programas y equipos ejecutivos.

Sería muy bueno que los responsables de estos dos espacios definieran gabinetes fantasmas, aún cuando no estén en condiciones de identificar a una sola persona para cada posición y deban nominar a varios, de tal manera que puedan dar opinión sobre cada uno de los temas de gobierno que se vayan planteando a lo largo de los dos próximos años. Esta es una práctica normal en los países bien organizados políticamente, que alguna vez hay que comenzar a poner en práctica en la Argentina.

Mientras cada uno de estos dos espacios alternativos van definiendo sus propuestas para el futuro, toda la oposición debería trabajar unida para imponer en el Congreso Nacional un replanteo integral de reglas de juego, que comience a revertir las tendencias a la arbitrariedad, al centralismo, a la ineficiencia económica y a la injusticia social que resultaron de las prácticas anti-republicanas del Kirchnerismo. Hoy tienen vigencia todas las sugerencias que hice al día siguiente al de aquella otra memorable jornada, en la que el vicepresidente Cobos votó por la derogación de la resolución 125, aquella que aumentaba la imposición sobre las exportaciones agropecuarias. Mi post, en aquel 17 de julio de 2008 se tituló: “Una nueva oportunidad”.

En ese post escribí: “Lo primero que debería hacer la Presidenta Cristina Kirchner es enviar al Congreso Nacional un proyecto integral de reforma tributaria y de ley de Coparticipación Federal de Impuestos. Este proyecto debería incluir los impuestos al Comercio Exterior, con la propuesta de resignar las atribuciones delegadas al Poder Ejecutivo por el Código Aduanero.”

“Una buena reforma tributaria integral, acompañada por una nueva ley de Coparticipación de Impuestos es una excelente forma de comenzar a recrear buenas instituciones económicas, capaces de permitirle a la Argentina, en un futuro no tan lejano, retomar una senda duradera de prosperidad con estabilidad, estabilidad no sólo de los precios sino, fundamentalmente, de las reglas de juego de la economía y la sociedad.”

“En materia coyuntural el gobierno sólo tiene que adoptar dos decisiones también institucionales, pero que no requieren cambios en las leyes, sino hacer que las leyes vigentes se cumplan. Debe devolverle total autonomía al Banco Central y encomendarle la lucha contra la inflación como objetivo central. Paralelamente, tiene que instruir a la Secretaría de Comercio para que libere todos los precios y deje que el INDEC vuelva a medir la verdadera inflación. Si se hace esto, la estabilidad no aparecerá de inmediato, pero al menos se podrá comenzar a trabajar seriamente para re-establecerla. La economía se enfriará, pero no será un fenómeno dramático sino sólo transitorio, hasta que se corrijan los fuertes desequilibrios de los precios relativos que se acumularon desde la fuerte devaluación del Peso en el inicio de 2002.”

Lamentablemente, nada de esto hizo Cristina Kirchner. Pero ahora se presenta una nueva gran oportunidad. Los legisladores que representan a los dos espacios que se perfilan como alternativas superadoras para el 2011, se lo pueden imponer desde el Congreso Nacional. Seguramente, buena parte de los diputados y senadores de la bancada oficialista, que lo fueron sólo por el chantaje de Nestor Kirchner y no por convicción, estarán dispuestos a acompañar propuestas tan sensatas.Esto es lo mejor que nos puede pasar como País. La alternativa es un doloroso proceso estanflacionario y dos años de confrontación política estéril.