Ultimamento es muy común leer comentarios peyorativos sobre los griegos y su democracia. Se dice que son improductivos y que nunca podrán acompasar al aumento de la eficiencia alemana, que no podrán seguir en la Eurozona, que terminarán defaulteando desordenadamente y tendrán que reintroducir el Dracma, que su sistema democrático no funciona porque tuvieron que designar a un Primer Ministro tecnócrata, que su economía nunca volverá a crecer, etc. etc.

Yo tenía otra imágen del Pueblo Griego y de su dirigencia, quizás porque conocía a muchos griegos que viven o vivían en Argentina, había conversado mucho con mi amiga Miranda Xafa y conocido desde tiempo atrás a Lucas Papademos además de a otros economistas griegos de muy buen nivel profesional y de mejor calidad humana. Pero debo reconocer que había entrado a dudar de mis prejuicios ante tantos comentarios desfavorables que escuchaba y leía… hasta que a mediados del año pasado hice dos viajes a Atenas, conocí a muchos de sus dirigentes y pude hablar con mucha gente común.

Debo confesar que de esos viajes y de mi participación en la discusión sobre que les convenía hacer a los griegos frente a la crisis me he convencido que mis prejuicios eran correctos.: los griegos son un gran pueblo y hacen honor a su cultura milenaria. No por nada son los inventores de la democracia. Para quienes aún tengan dudas invito a ver estos dos videos y advertirán cómo se discute en Grecia el futuro de su economía y como piensa la gran mayoría silenciosa del Pueblo Griego. Invito a que presten atención a los gestos de Nouriel Roubini que desde los Estados Unidos los quiere inducir al Default y a la Dracmización de la economía Griega.

Y con respecto a los que dicen que la designación de Lucas Papademos como Primer Ministro fue una imposición antidemocrática de Europa, no advierten el sentido de responsabilidad de la dirigencia política griega: fueron los dos principales partidos políticos : El PASOK (Partido Socialista) y Nueva Democracia (Partido Conservador) quienes decidieron formar un gobierno de Unidad Nacional y proponer a Lucas Papademos asumir como Primer Ministro. Ahora irán a elecciones parlamentarias y, si ninguno de los dos partidos obtiene mayoría absoluta, no sería raro que decidieran continuar con Lucas Papademos como líder del Gobierno. Y si ganara uno de los dos partidos, ambos responsables en igual medida de los desmanejos del pasado, es altamente probable que continúen implementando el programa de reformas que han comprometido frente a la Troika. Y lo harán, no porque se los haya impuesto Europa sino porque el Pueblo Griego exige a sus dirigentes que dejen de cometer los errores del pasado.

Me apena advertir que, lamentablemente, desde 2001 en adelante, nuestros dirigentes estuvieron muy distantes del patrón de conducta de los dirigentes griegos y me entristece que nuestro pueblo les haya permitido actuar con tanta impunidad.