Cuidado con el rebrote inflacionario!

En el mes de mayo comencé a señalar que la inflación relevante estaba bajando. Denomino ¨inflación relevante¨ a la que no depende de decisiones administrativas sobre precios regulados sino que se determina en los mercados libres de bienes y servicios. Hice aquella observación a partir de examinar la información diaria aportada por PriceStats. De hecho la inflación promedio mensual bajó hasta tocar el 1.07% en la segunda semana de agosto.

Pero, lamentablemente, ahora debo informar que desde mediados de agosto la inflación medida por PriceStats ha estado subiendo y hacia el 12 de setiembre (último dato diario disponible), la inflación mensual promedio se ubica en el 2.42% mensual; más del doble del nivel que había alcanzado a principios de agosto.

captureComo la inflación de los últimos 30 días se ubicó por más de dos semanas arriba del 2.5%, la inflación promedio mensual seguirá subiendo en las dos últimas semanas de setiembre y, probablemente, termine el mes arriba del 2.5 % mensual.

No se puede atribuir este rebrote inflacionario a causas monetarias. La expansión monetaria ha estado muy contenida, las tasas reales de interés han sido positivas y el tipo de cambio se ha mantenido estable. Por consiguiente hay que buscar las causas en otro lado. Sin duda el ritmo de aumento nominal del gasto público (que se ha acentuado desde julio) y las expectativas de aumentos de salarios por intensificación de los reclamos sindicales deben estar jugando un rol preponderante. Se trata del fenómeno de la inflación inercial al que me referí en posts anteriores.

El gobierno debería pensar en el lanzamiento de un plan integral de estabilización y desarrollo hacia fines de año, una vez que haya concluido la discusión del Presupuesto Nacional para 2017. Le llamo Plan de Estabilización y Desarrollo para recordar la experiencia de Arturo Frondizi al cabo de su primer año de gestión. Ojalá los asesores del Presidente relean la historia económica de aquellos años y la utilicen como experiencia.

 

Mi opinión sobre el curso de la economía, una entrevista de Pablo Wende

Pablo Wende, un muy buen periodista especializado en economía, me entrevistó para INFOBAE el jueves 25 de agosto. Hasta ayer sólo existía una edición de 5 minutos. Ahora está disponible la entrevista completa.

 

Focalizar los subsidios en materia de tarifas es más importante que enfatizar el gradualismo

En materia de precios de bienes y servicios públicos, la discusión relevante no es entre shock o gradualismo. Pasar de un ajuste completo a un ajuste gradual sólo hará que sea más difícil quebrar la inflación inercial. Lo que el gobierno debe hacer es identificar bien a las familias, a las empresas y a las organizaciones que merecen recibir un subsidio y reducirle la factura confeccionada con los precios y parámetros generales, por el monto del subsidio. Con toda la información que tiene el gobierno sobre los perceptores de ingresos a través de alguna agencia pública más toda la información de las empresas prestadoreas de los servicios, no debería ser difícil instrumentar un subsidio a las familias, empresas y organizaciones que lo merecen por razones de equidad.

Pero los prestadores de los servicios y los productores de los bienes deberían percibir precios de mercado o tarifas reguladas que cubran sus costos de prestación y alienten la inversión en el caso de los servicios que se prestan en condiciones monopólicas.

No tiene sentido postergar la creación de mercados con competencia para la electricidad, el gas, el petróleo y sus derivados e impedir que los precios se determinen en esos mercados. Con respecto a las tarifas por transporte y distribución, tiene que discutirse en audiencias públicas la revisión tarifaria integral de acuerdo a las leyes marco. Quienes invocando los beneficios del gradualismo sugieren al gobierno postergar estas reformas, le están causando un gran daño a la economía y a las chances de éxito del gobierno.