Muy buena propuesta de Mangabeira Unger

Hoy me llegó un artículo de Eliana Oliveira publicada en O Globo de Brasil que se titula: “Mangabeira: Mercosur es un ‘cuerpo sin espíritu’ y el foco deben ser los Estados Unidos de América”. Sigue la bajada:”EL ministro propone que el bloque deje de ser una una unión aduanera”.

Lo transcribo a continuación porque me parece importante y sorprendente. Importante porque plantea una política exterior de Brasil que a mí siempre me pareció la más promisoria. Yo la discutí con el mismo Mangabeira cuando dictamos juntos un curso debate sobre América Latina y el Consenso de Washington en la Universidad de Harvard, en el invierno de 2004. Pueden ver mi ponencia en la clase 8, pagina 29, titulada “Brasil y el Mercosur”. Sorprendente, porque hace 12 años Mangabeira opinaba lo contrario a lo que hoy recomienda al Gobierno de Dilma Rousseff. Pienso que en su nueva propuesta han influído mucho los acontecimientos económicos de Brasil y Argentina en la última década y también los cambios que se están dando en el escenario mundial.

Los candidatos a la Presidencia de Argentina y sus asesores en materia de política exterior, deberían prestar atención a lo que ahora dice Roberto Mangabeira Unger. Continúa leyendo Muy buena propuesta de Mangabeira Unger

El gradualismo que le recomiendan a Scioli acentuará la estanflación

No sé a quien presta atención Scioli en materia económica. Pero, por lo que dice en sus últimos discursos, está siendo muy mal asesorado. Su apego al gradualismo en materia de cambios en las reglas de juego cambiarias y monetarias, en materia de tarifas de servicios públicos y en relación al mínimo no imponible y las escalas del impuesto a las ganancias, preanuncia que no va a poder sacar al país de la estanflación. Por el contrario, si sigue esos consejos, va a tener que soportar una estanflación cada vez más grave y costosa, tanto en términos económicos y sociales, como en términos políticos.

El gradualismo, cuando se parte de fuertes desequilibrios macroeconómicos y fuertes cuellos de botella sectoriales, acentúa las expectativas de inflación, las pujas distributivas y los costos recesivos. Por ejemplo, hacer el ajuste de tarifas gradual en el tiempo,pero a un ritmo superior al de la inflación y la devaluación en el mercado oficial, lleva a aumentar la inflación esperada porque la gente sabe que los ajustes de tarifas, al haber sido insuficientes, seguirán en el tiempo. Además, al ser parciales, los ajustes no significarán una reducción importante del gasto en subsidios a las empresas prestadoras. Por lo tanto, no se podrá influir sobre las expectativas de inflación argumentando que se está reduciendo el déficit fiscal.

En materia de reglas monetarias y cambiarias, el gradualismo también es perverso. Si se mantiene el cepo y se trata de que la brecha entre el dólar paralelo y el oficial se cierre gradualmente, se necesitarán muy altas tasas de interés en términos reales y la devaluación gradual esperada en el mercado oficial tenderá a aumentar, con el consiguiente impacto sobre las expectativas de inflación y las pujas distributivas. Se trata del mismo efecto del aumento gradual de tarifas. Continúa leyendo El gradualismo que le recomiendan a Scioli acentuará la estanflación

Scioli y Macri frente al contexto externo

Quienes hayan leído mi libro “Camino a la Estabilidad” seguramente recordarán los primeros párrafos del epílogo, que transcribo a continuación:

“A fines de marzo de 2014, cuando estoy terminando de escribir este libro en la ciudad de Cambridge y he podido seguir desde acá la visita a Estados Unidos de Daniel Scioli, Mauricio Macri, Sergio Massa y un grupo grande de políticos que participaron en un seminario en la Universidad de Harvard, incluidos Ernesto Sanz y Juan Manuel Urtubey, no me caben dudas que el nuevo gobierno, cualquiera sea su signo político, va a producir un giro importante en la política exterior de Argentina. La virtual alianza ideológica de los gobiernos de los Kirchner con el régimen venezolano y el denominado Socialismo del Siglo XXI desaparecerá y Argentina retomará la línea de política exterior de los gobiernos de Menem y De la Rúa.”

“Será muy importante que Argentina, que en 1998 consiguió ser incluida en el G-20, aproveche esa pertenencia para demostrar que está dispuesta a respetar las reglas de juego que emergen de los tratados internacionales que el país firmó y ratificó y a apoyar un creciente proceso de integración global en el que prevalezca la paz y todas las naciones puedan avanzar hacia el mejoramiento de la calidad de vida de sus pueblos.” Continúa leyendo Scioli y Macri frente al contexto externo

El próximo gobierno deberá enfrentar un contexto externo muy diferente al que vivimos desde 2003 en adelante.

El cambio comenzó a insinuarse desde mediados del año pasado. Los precios de las principales materias primas producidas por los países ricos en recursos naturales tienen desde entonces una tendencia declinante. Desde mediados de 2002 habían mostrado una clara tendencia ascendente. En forma paralela y no independiente, el Dólar de los Estados Unidos comenzó a apreciarse frente a la mayor parte de las monedas mientras que desde mediados de 2002 en adelante la tendencia había sido a la depreciación.

Las políticas monetarias que fueron en general muy laxas, fundamentalmente en los Estados Unidos y luego en la mayor parte de los países del mundo, están comenzando a endurecerse. Por consiguiente las tasas de interés en casi todas las monedas importantes fueron y siguen siendo muy bajas, pero se insinúa una tendencia al aumento, que ya se observa en las economías emergentes y que, a partir de 2016, muy probablemente se observará también en los Estados Unidos.

Entre las economías más avanzadas, la única que consiguió tasas de crecimiento parecidas a las históricas es la economía de los Estados Unidos. Japón no ha conseguido aumentar significativamente su ritmo de crecimiento, y Europa parece condenada a un crecimiento muy bajo por muchos años no sólo por las crisis de endeudamiento excesivo de las economías del sur de Europa, sino por una cuestión de envejecimiento y estancamiento poblacional. Continúa leyendo El próximo gobierno deberá enfrentar un contexto externo muy diferente al que vivimos desde 2003 en adelante.

Opiniones sobre el cepo cambiario que confirman mis previsiones para 2016

Los comentarios de Roberto Lavagna criticando la eliminación inmediata del cepo prometida por Mauricio Macri y un artículo reciente de Miguel Bein confirman que en caso de que sea elegido un candidato que no pueda despegarse de inmediato y del todo del “relato” kirchnerista, continuará por un tiempo el cepo cambiario y cualquier corrección en el tipo de cambio se hará sin que desaparezca el mercado paralelo y sin que se elimine previamente la inflación reprimida. En ese caso el riesgo de “Rodrigazo” es muy alto.

Que una eliminación inmediata del cepo cambiario, al asumir el nuevo gobierno, no provocaría una devaluación dramática del Peso, está muy bien explicado en dos posts recientes de Lucas LLach.

En el primero, titulado “El Dólar del 11 de diciembre“, Lucas sostiene que el precio del Dólar se ubicaría por debajo del precio del mercado informal o libre en el que esté en el momento inmediato anterior a la unificación, por que, entre otras razones, “una moneda convertible, que se puede cambiar ilimitadamente por otras, vale más que una inconvertible o semi-convertible o con obstáculos para la conversión;“. Continúa leyendo Opiniones sobre el cepo cambiario que confirman mis previsiones para 2016