El Dólar cercano a los 4 pesos obliga a duplicar el esfuerzo fiscal

Hace un año, el superávit primario que se iba a necesitar en el año 2002 para conseguir el déficit cero ascendía a 7 mil millones de pesos para la Nación y las provincias juntas. El superávit primario es la diferencia entre ingresos y gastos nos financieros del Sector Público. Como la reestructuración de la deuda pública lanzada el 1 de noviembre de 2001 apuntaba a reducir la factura de intereses de la Nación y las provincias de 14 a 7 mil millones de dólares y el precio del dólar se proyectaba a 1 peso, bastaba un superávit primario de aproximadamente 2,5 % del PBI para generar equilibrio presupuestario. Hay que recordar que el PBI ascendía a aproximadamente 280 mil millones de pesos.

Un año después y con el precio del dólar cercano a 4 pesos, lograr el equilibrio fiscal va a requerir un superávit primario cercano al 5 % del PBI, es decir el doble que el que se necesitaba antes de la devaluación, y esto si se consigue una quita superior al 50 % de la deuda en manos de acreedores privados!

Paso a explicar el porqué de este resultado tan desastroso. La Deuda Pública, es decir la deuda de la Nación y las provincias por la que se estaban pagando intereses, ascendía a 140 mil millones de dólares de los cuales, aproximadamente 40 mil millones eran con acreedores oficiales (FMI, Banco Mundial y BID) y el resto con acreedores privados. Los acreedores oficiales nunca han concedido quita de la deuda ni alivio de intereses. Peor aún, no están dispuestos a aceptar ninguna suspensión de pagos de intereses y, de hecho, nuestro país siguió pagándoles aunque tuviera que utilizar las reservas que hasta el año anterior estaban comprometidas en el respaldo a la moneda nacional. Esto significa que la nueva factura de intereses tendrá que incluir aproximadamente 12 mil millones de pesos para pagar los más de 2.500 millones de dólares de intereses a los organismos financieros internacionales. Suponiendo que se lograra una quita del 65 % sobre el resto de la deuda, todavía habría que pagar alrededor de 4.000 millones de dólares de intereses a los acreedores privados y eso significa casi 14 mil millones de pesos. Es decir que la factura de intereses del 2003 no bajaría de los 28.000 millones de pesos. Suponiendo, con mucho optimismo, que el PBI en términos nominales se duplicara a causa de una inflación del 100 %, éste no superaría los 560 mil millones de pesos, es decir que el superávit primario capaz de equilibrar el presupuesto sería exactamente el 5 % del PBI.

Es por esta razón que el gobierno no encuentra la forma de presentar un plan fiscal sustentable. En realidad es imposible conseguirlo con la actual estructura de precios relativos. Por eso no deberían despreciar la posibilidad de que el restablecimiento de la confianza financiera que se derivaría de la re-dolarización de los depósitos haga bajar el precio del dólar a alrededor de 2 pesos y Argentina comience a funcionar como una economía mas equilibrada. En ese contexto, un superávit primario de 2.5 % del PBI debería volver a ser suficiente para lograr el déficit cero.
 

4 comentarios sobre “El Dólar cercano a los 4 pesos obliga a duplicar el esfuerzo fiscal”

    1. En las épocas en las que no existieron restricciones sobre el movimiento de capitales el dolar parelelo no existió.

      1. Sería de un agrado saber porqué se aplicaron actualmente las restricciones del movimiento de capitales.Saludos.

        1. Porque en lugar de crear condiciones para que los capitales entren, como lo están logrando la mayor parte de las economías emergentes, aquí se induce la salida de capitales y luego se prende frenarla con controles. Terminarán siendo totalmente inefectivos, tal como lo demuestra nuestra experiencia y la de toda la humanidad a lo largo de la historia.

Los comentarios están cerrados.