Estabilizar debería ser divertido, no angustiante

Si Macri acertara con una buena reforma monetaria, podría dejar de estar enojado y lucir distendido y divertido