Desde el Congreso Nacional ayudaré a luchar contra la inflación

Quiero compartir con los seguidores de mi blog, el spot que preparé para los cordobeses sobre el problema de la inflación. La versión que quizás hayan visto en facebook es de sólo 35 segundos, porque esa es la dimensión de los espacios gratuitos de publicidad política que asigna el gobierno. A los spots más largos los utilizaremos para la campaña por redes sociales.

14 comentarios sobre “Desde el Congreso Nacional ayudaré a luchar contra la inflación”

  1. Es una bocanada de aire fresco que haya un espacio opositor con las ideas claras . Las fuerzas opositoras deben ponerse a pensar ya lo que tendran que hacer a partir de diciembre de 2015 para arreglar mas de una decada de torpezas economicas . Todo el resto de las propuestas opositoras son muy tibias y blandas , no se animan a decir que piensan realmente , solo quieren reeditar el modelo 2003-2007 , con dolar hiperalto, subsidios y planes sociales discrecionales . En otras palabras , cambiar algo para que nada cambie . El gobierno que viene debera ser muy firme y estar convencido de lo que hace , la receta seria una buena ´´Reagan-omics´´, bajando impuestos, desregulando y volviendo competitivos mercados e incentivando la industria nacional comprando equipamientos para las fuerzas de seguridad y defensa a gran escala . Un abrazo

  2. Estimado Mingo :
    En mi modesta opinión, creo que debe poner mas ÉNFASIS , en el problema de la CORRUPCIÓN. Es allí, en donde nacen TODAS NUESTRAS desgracias. Lamentablemente nuestro pueblo , no asocia su relación CAUSA /EFECTO. La inseguridad, INDIVIDUAL Y JURÍDICA, el DESEMPLEO, LA INFLACIÓN, LA DESMESURA DEL DESPILFARRO PÚBLICO, son solamente las consecuencias de LA CORRUPCIÓN. Cuando las decisiones de los GOBERNANTES están directamente ligadas a este FLAGELO en la elección de sus actos , donde priman el interés por la obtención de sus BENEFICIOS PERSONALES por sobre los INTERESES DE LA NACIÓN Y DE SUS HABITANTES, el resultado no puede ser otro que el FRACASO Y LA DECADENCIA.
    Ud. denunció, con AUTORIDAD Y SUFICIENCIA, las MAFIAS QUE TUVO QUE ENFRENTAR siendo Ministro. Mucho antes que Carrió, denunciante serial, pero incapaz de ejercer la mas mínima acción EJECUTIVA NI EFECTIVA.
    Y para terminar, me tomo el atrevimiento de sugerirle plantear su campaña, como un REFERENTE MORAL Y CON PROBADA CAPACIDAD DE ACCIÓN.

    1. Justamente mañana voy a dar a conocer un video de 2 minutos que he preparado sobre el tema de la corrupción y, al día siguiente otro sobre la inseguridad. Ambos temas están interrelacionados. Un abrazo.

  3. Por qué sigue proponiendo parches y no se dedica a defender la eliminación del curso forzoso, la banca central y el monopolio monetario por parte del Estado para terminar de una vez por todas con la inflación?

    1. Yo no propongo parches sino la organización de un sistema monetario como el que tienen todas las economías que gozan de estabilidad monetaria y de precios. El monopolio monetario por parte del estado desaparece cuando hay convertibilidad, entendida como libre elección de la moneda por parte de los ciudadanos. Saludos.

  4. Me pareció muy interesante su intervención en TV el otro día y la cuestión de los “chivos expiatorios” Soy economista. Vivo en el exterior. Mi padre trabajó con Ud. Me interesa la investigación histórica. No cree Ud. que cuando se comete una gran injusticia con Celestino Rodrigo cuando se habla del estallido de precios y salarios de 1975, porque en realidad las causas se encuentran en la política de Gelbard y el pacto social y su “inflación cero” (similares en muchos aspectos a lo que se intenta hacer ahora en Argentina con la represión financiera, el cepo cambiario, los controles de precios y la manipulación de las estadísticas) y que por lo tanto sería más apropiado y un acto de justicia hacia el ex-ministro hablar de “Gelbardazo” en vez de “Rodrigazo” porque eso perpetúa la imagen de que es el intento de eliminar las distorsiones el que causa los estallidos en vez de las distorsiones mismas?

    1. Tenés toda la razón. Lamentablemente el episodio histórico se recuerda como “Rodrigazo”, pero ciertamente, la responsabilidad de ese golpe fue de Gelbard más que del pobre Celestino Rodrigo. Un abrazo.

  5. Brillante Mingo; estoy empadronado en otro lugar; pero en Buenos Aires son bien visto.

    La Argentina tuvo una enfermedad crónica y endémica llamada Inflación.. sólo el Dr. Cavallo la pudo domar y someter hasta que vino el Golpe de Estado Populista y Devaluador.

    Todos los argentinos queríamos esa Convertibilidad que SÍ era real; y no los cuentos que hicieron los devaluadores para licuar pasivos …………. con eso a mí, Duhalde me dejó en la calle.

    Vamos Mingo……dáles una lección de cordura a este pueblo confundido.

    Un abrazo (te reenvíé el email ayer martes)

    Damián

    1. Muchas gracias Damián. No encontré tu segundo e-mail. Debe haber un problema con la dirección. Te sugiero que me contestes uno de los e-mails que te envíe por via privada. Un abrazo.

  6. La inflación me devoro y yo se lo que digo puesto que estoy desocupado a pesar de contar con un buen curriculum.Respecto a este mal que rebroto a partir del 2006 puedo decir que también el pueblo argentino es responsable porque acepta mansamente precios desmedidos por productos y servicios que no constituyen una primera y/0 segunda necesidad.Estoy saturado ya de ver como se fuma y se consume alcohol y artículos pasajeros que solo llenan un vacio existencial.¿como puede ser que haya mas celulares que gente?.¿Como puede ser que un diputado gane $ 40.000 al mes (según dicen) y que encima nos obliguen a votar en internas partidarias.L opeor de la inflación es la negación que hace el gobierno.

    1. El único rsponsable de la inflación es el Gobierno. La gente no tiene forma de defenderse de los aumentos de precios. Puede si abstenerse de comprar bienes o servicios que no sean de primera necesidad, y es probable que lo hagan, pero eso no frena el impulso inflacionario derivado de la expansión fiscal y monetaria. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.