12 comentarios sobre “Imperdible post de Lucas LLach sobre Piketty”

  1. Estimado Dr. Cavallo, le hago una pregunta, mis disculpas por no ser referida a la publicacion en cuestion, ¿sabe usted porque Mexico no ha podido reducir su pobreza en los ultimos 25 años? Fecha en que entro al NAFTA, la poblacion en condicion de pobreza sigue en casi exactamente el mismo valor porcentual (>50%). Un saludo y gracias

    1. El NAFTA sin duda fue bueno para México, lo mismo que el haber logrado derrotar a la inflación, pero la pobreza de México tiene causas mucho más profundas y viejas que en nuestro país. Es más parecido al caso de Perú. En ambos países hay una población idígena que estuvo discriminada, tanto en materia de educación como de salud, por siglos. Sólo una política social, que apunte a mejorar el acceso a los servicios de educación y salud de los niños desde la concepción puede ayudar a superar esta gran limitación. Aún cuando conozco que en ambos países, México y Perú, sus dirigentes son concientes de este problema y aún cuando traten de resolverlo, los resultados sólo se pueden ver en el largo plazo. Un abrazo.

  2. Domingo, usted esta a favor de una moneda apreciada o devaluada? cuales son los beneficios de un tipo de cambio bajo? no le encuentro ninguno. Gracias por su tiempo

    1. Ni apreciada ni devaluada. La moneda tiene que tener un valor estable, es decir la inflación no tiene que ser diferente a la de los países estables del mundo. Así como la inflación tiene que ser parecida a la de los países estables, la moneda tiene también que tener una valor bastante estable con relación a las de esos países. El tipo de cambio relevante , que es el tipo de cambio real (o sea el precio relativo de los bienes comercializables internacionalmente y los bienes sólo domésticos, entre los cuales el principal es el salario) no es fruto del valor que para el tipo de cambio nominal con el Dólar fije el Gobierno o el mercado, sino del comportamiento de todos los mercados de bienes y servicios, de los niveles de productibidad, de la eficiencia de la nueva inversión, etc. Un abrazo.

    1. Muy bueno el artículo de Sala-i-Martin. Yo lo había visto, pero es bueno que quede a disposición de todos los visitantes. Muchas gracias por enviarlo

  3. Permitame aportar mi teoría a esta discusión. La principal causa de la desigualdad está dada por la acción inevitable de una pulsión o instinto humano que nos exige superar a los demás que comparten nuestra vida cotidiana, si no podemos hacerlo debemos encontrar excusas para al menos sentirnos iguales. Cuando el instinto presiona en demasía a ciertos individuos se da lo que conocemos como codicia o ambición desmedida. Como pasa con todos los instintos o pulsiones no podemos evitar su accionar, lo que necesariamente, en la comunión de tantos individuos presionados por superar al otro lleva a desigualdades sociales. A su vez esto constituye el corazón del capitalismo (aprovechar la ambición de algunos en beneficio de todos). De hecho así nos conducimos desde hace milenios y nos ha ido bastante bien como especie y tampoco hay mayores motivos para descalificar a los más ricos, si quieren tener la cantidad de dinero que se les antoja no veo motivos para negarselos. Sin embargo el instinto mencionado está presente en todos los seres humanos y por ende también en los pobres y en estos se manifiesta recurriendo a iniciativas que intenten achicar la brecha con sus potenciales competidores (los ricos) de aqui la difusión de las ideas de izquierda que aprovechada por oportunistas (también presionados por el instinto) intentan aplicar políticas muy conocidas por nosotros, populismo, reiniciando un círculo vicioso muy difícil de salir.
    De aquí el éxito de las políticas Europeas, capitalismo con la mayor distribución de la riqueza posible. Se deja actuar al instinto para producir riqueza llevando a un mínimo la presión de los populistas mediante una eficaz distribución de la riqueza. A pesar de que hoy es justamente esto lo que está en crisis en esa región. Ojala se imponga la razón y no los instintos.
    Disculpen el atrevimiento. Un cordial saludo.

    1. Tenés razón Ramiro. Pero es cierto también que estos comportamientos típicos de todos los seres humanos que vos bien describís, pueden dar lugar a mejores o peores resultados dependiendo de las reglas de juego que adopte una sociedad. Por ejemplo, una sociedad que organiza bien la atención materno infantil, la educación y el cuidado de la salud de los niños desde la concepción, es una sociedad que empareja las oportunidades que esos niños tendrán en el futuro para progresar. Hay que tender a la igualdad de oportunidades para que esa natural competencia por sobresalir y superar a los demás se despliegue sobre un terreno que no cree demasiado desigualdades de largada. Un abrazo.

      1. Dr. Cavallo, no tengo la menor duda que para las políticas que usted propone (aplicadas durante el tiempo necesario) el éxito es la norma. Incluso la igualdad de oportunidades con salud y educación adecuada será una añorada realidad. El problema está en ese crucial tiempo necesario para que se den los resultados esperados.
        Como mencioné en el mensaje anterior, la pulsión por superar a los demás (que hace inevitable y por suerte exitoso al capitalismo) por tratarse de una condición de la naturaleza humana está presente en todos y por ende también en aquellos que no pertenecen al escalafón social superior. Por lo tanto en estos amplios sectores sociales este impulso o instinto o pulsion o como quiera llamarse, presiona para revertir su situación de inferioridad y el resultado de esto es la proliferación de ideologías facilistas y populistas de izquierda que encuentran una gran aprobación y apoyo popular con el objetivo teórico de achicar diferencias (recuerde que son procesos absolutamente subconscientes).
        Si no se pondera esta realidad, por más genial que sea el plan, está expuesto ante el mínimo traspié, a los oportunistas generalmente y falsamente llamados progresistas (no creo necesario dar ejemplos) que podrían llegar al poder con amplio apoyo ciudadano (sin culpa alguna) y los avances quedarán en la nada (¿cuantas veces vivimos estas experiencias? ). Incluso los capitales necesarios de manera sostenida durante 15 años al menos, cambian de rumbo cuando huelen conflictos ideológicos o de clase.
        Como aplicar políticas razonables y que a su vez convenza a la población que las oportunidades se acercarán y las diferencias disminuirán es el nudo de la cuestión. Sin esto las posibilidades de mantener las políticas en el tiempo llevan las de perder ante los avances populistas.
        Con la idea de que tal vez estos conceptos le sean útil en alguna circunstancia, se los hago llegar. Un abrazo.

        1. Sin duda me van a resultar útiles estos comentarios. Me parecen muy atinados y voy a pensar más sobre ellos. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.