La política de impuestos y subsidios discrimina contra Córdoba

Los subsidios al transporte de pasajeros, al gas natural y a la electricidad benefician fundamentalmente a la Capital Federal y al Gran Buenos Aires. Córdoba paga precios más altos por todos esos  bienes y servicios porque prácticamente esos subsidios no le llegan a su gente. Sin embargo, los cordobeses soportan impuestos muy altos para financiarlos. Se está reproduciendo una situación que con Juan Antonio Zapata denunciamos y cuantificamos hace 25 años en nuestro libro “El Desafío Federal”. Esta desventaja del interior del País se había logrado revertir con las reformas de los 90’s.

Hay muchos ejemplos claros: el transporte urbano y suburbano de pasajeros es uno de ellos. Mientras en Capital Federal un boleto de ómnibus cuesta entre 1,50 y 1,70, en la Ciudad de Córdoba se paga 4,10   y los empresarios piden aumentarlo a  5,23. Esto se explica porque el Gobierno Nacional paga un subsidio mucho más alto a las empresas que operan en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Además, en la Provincia de Córdoba, más de la mitad de la población vive en pueblos y ciudades que no tienen transporte urbano subsidiado. Su gente se tiene que trasladar en automóviles particulares cuyo combustible (la Nafta o el Gas-Oil) lejos de estar subsidiados pagan fuertes impuestos nacionales . Para agravar el sobrecosto del transporte en Córdoba, la Provincia aplica un  impuesto adicional a los combustibles, la denominada tasa vial.

En materia de electricidad, los costos son mucho más elevados en Córdoba que en el Gran Buenos Aires. Las diferencias llegan al  400 % según el tipo de consumo, pero en ningún caso la diferencia a favor del gran Buenos Aires es inferior al 100 % de su tarifa.

Otro ejemplo claro es el del Gas Natural. Una proporción mucho más alta de los domicilios de la Provincia de Córdoba, en comparación con la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, no tienen acceso al Gas Natural y tienen que comprar garrafas de gas licuado no utilizar kerosén o, en muchos casos, leña. El gas natural domiciliario está fuertemente subsidiado mientras que el gas en garrafas resulta un 150 más caro. Para conseguir el mismo efecto calórico el Kerosén y la leña resultan mucho más caros aún.

Con semejante discriminación contra Córdoba y contra la mayor parte del interior del País, no se puede esperar que nuestra economía y nuestra sociedad puedan gozar del progreso y el bienestar que ameritarían tanto sus recursos naturales como sus recursos humanos. Por eso es imprescindible denunciar y exigir que cambien tanto las políticas nacionales como algunas de sus réplicas en el nivel provincial.

Lamentablemente, muchos políticos de la oposición, incluídos quienes gobiernan Córdoba, no pueden denunciar con fuerza esta discriminación, porque votaron a favor de los subsidios y consintieron el aumento de los impuestos. En el caso del Gobierno Provincial, no sólo impuso un gravamen adicional a los combustibles sino que produjo un aumento impositivo desvastador sobre los Ingresos brutos.

19 comentarios sobre “La política de impuestos y subsidios discrimina contra Córdoba”

  1. Buen día Domingo:
    La verdad que todo lo que dice pasa en todas las provincias cuyos gobernadores no son de la línea del oficialismo nacional. En mi provincia es alevosa la diferencia que existe entre lo que el fisco recauda y lo que vuelve, ya sea en dinero para que la provincia invierta, como en obras concretas. Rutas que se cobran vidas y están en estado deplorable, falta de viviendas para miles de familias que no tienen su vivienda propia y deben hacer malabares para poder alquilar, entre otras cosas. Algo que le quería consultar Domingo, es sobre el impuesto a las ganancias y una propuesta que va a presentar Massa en el congreso si es que resulta electo. Hablaba de subir el Mínimo no imponible de ganancias para los de cuarta categoría (en eso estoy totalmente de acuerdo), pero dijo que esos recursos que el estado deja de percibir, debe recaudarlos de otra forma, y lo que él propone es grabar la renta financiera (plazos fijos, acciones, etc) ya que dice que es injusto que por ejemplo un maestro pague ganancias y un “especulador” no lo haga. Desde mi punto de vista no estoy de acuerdo con esa propuesta, ya que lo veo como una forma más de castigar el ahorro de las economías domésticas que se necesita para generar inversión. Si hoy en día no es tentador hacer un plazo fijo, se imagina si lo graban con el impuesto a las ganancias? Aparte, no considero especulador a un empleado al cual le sobran unos pesos a fin de mes y los coloca a plazo fijo, o invierte en fondos comunes (no se necesitan grandes sumas, con 1.000 pesos se puede empezar, o hasta invertir montos menores en acciones). Me gustaría saber su opinión al respecto. Muchas gracias Domingo! Abrazo!

  2. Buen dia Domingo.
    con mucho respeto le hago un aporte de ortografia : en la ultima oración de su articulo del 10 de julio Ud. escribió desbastador (de debastar copio de RAE desbastar.
    1. tr. Quitar las partes más bastas a algo que se haya de labrar.
    2. tr. Gastar, disminuir, debilitar.
    3. tr. Quitar lo basto, encogido y grosero que por falta de educación tienen algunas personas.

    Creo que se queria referir a devastar, de devastación (copio de RAE
    devastar.
    (Del lat. devastāre).
    1. tr. Destruir un territorio, arrasando sus edificios y asolando sus campos.
    2. tr. destruir (‖ reducir a pedazos o a cenizas).

    De paso le mando un saludo cordial y comentarle que sigo sus publicaciones y me parece su trabajo muy constructivo. Lastima la situacion del pais y su digamos “locura” campeante del pais.

  3. Estimado Mingo:
    Me llena de alegría advertir que has retomado el tema del centralismo, a mi juicio, el punto de partida de todos nuestros males. La lectura de El desafío federal marcó para mí un antes y un después. A partir de ese momento comencé a prestar atención a tus opiniones.
    No sé si has leído mi último libro, Luces y sombras de Mayo, en el que he intentado describir los orígenes y la evolución del centralismo argentino. Si me pasás una dirección de correo electrónico te enviaré algunos párrafos referidos a la actualidad, que forman parte del capítulo IV, titulado Las consecuencias. Allí abordo varias de las cuestiones que aludís en tu nota.
    Te mando un afectuoso abrazo

    Prudencio

    1. Muchas gracias Prudencio. Voy a leer tu libro. Está todavía en las librerías o ¿lo puedo comprar por internet? Un abrazo.

      1. El libro está en casi todas las librerías del centro y en la de los centros comerciales. Otro abrazo

  4. Estimado Ministro: lo que Ud. bien marca es parte de la extorsión a que se ven sometidos los gobernadores no alineados con el gobierno federal. Pero también influye que los diputados y senadores que representan a las provincias perjudicadas priorizan la sumisión a los dictados del Ejecutivo que a la lealtad que le deben a sus votantes. A eso contribuye también la lista sábana, que se integra por personas que el votante no conoce, ni se puede comunicar con ellas de alguna manera. En mi caso, yo votaría a la lista donde Ud. figure, pero vivo en la Capital. Lamentablemente, estamos ante un gravísimo problema de representatividad de los políticos, al nivel que Massa tiene que hacer promesas ante escribano, porque de lo contrario nadie le cree. En fin, es arduo el trabajo que espera al próximo gobierno, asumiendo que logremos uno bienintencionado y mas o menos honesto. Va con abrazo, Jorge Pedro.

  5. Dr. Cavallo buenos días. Totalmente de acuerdo con su artículo respecto a los subsidios y a la distribución de los mismos. Ud. logro en la década de los 90 a ordenar la economía, lastima que los políticos no lo entendieron.
    Creo que esta gente no sabe nada de economía, lo digo como colega suyo, me he educado en la misma facultad que Ud.
    Lo que veo hacia adelante es un problema mucho mas grave que la distribución de los subsidios. Con este nivel de gasto, por parte del Estado, ha retroalimentado la inflación. Por otra parte veo que a cambiado la tasa natural de crecimiento, exigiendo a las variable macroeconomicas que aporten un mayor crecimiento a la economía. Es decir, que se necesita una mayor tasa de crecimiento para financiar la estructura de gastos por parte del estado.
    Creo que vamos a una aceleración mayor de la tasa de inflación, con mayor precisión a una hiper.
    Totalmente identificado con su IDONEIDAD. Lo saludos muy atte. Lic. MIlton Luis Inaudi

  6. Es un excelente punto de debate Doctor. La presion tributaria Argentina es hoy monstruosa. La cantidad de recursos en manos discrecionales de la Nacion es espeluznante. Pero desde el interior se percibe un desequilibrio adicional que es la geografia del gasto y los desequilibrios que esto genera.

    Por el lado de los impuestos siempre admire el sistema norteamericano de organizacion comunal donde los impuestos uno sabe a donde van y tiene participacion en la decision de prioridades (Educacion?, salud?, Seguridad?) como lo destaco Toqueville. Nuestra cultura tributaria de arriba hacia abajo, “aduanera” o de sobrecostos, en una administracion muy centralizada desconectada de la voluntad de sus aportantes. Me interesa recordar que la reforma constitucional de 1866 incorporo los “derechos de exportacion” (ademas de importacion) como mecanismo de financiacion. Es es una exaccion que consiguio Mitre, posiblemente para afrontar los gastos de la guerra con Paraguay. Pero que ha quedado en la historia como una apropiacion del fisco nacional de riqueza generada tipicamente en el interior. Recuerdo que Ud los elimino durante los 90’s, espero que algun dia sea tambien quitado de la constitucion.

    La geografia del gasto es la otra cara de la moneda. Estoy de acuerdo con Ud en que en los 90’s se logro un mejor y mas transparente equilibrio. Sin embargo, recuerdo que el telefono (que era carisimo aunque se que esa privatizacion no fue suya) las llamadas al gran Cordoba eran de larga distancia y las de el gran Buenos Aires no lo eran. Tambien recuerdo que en los ’90 la Policia Federal, y los tribunales y empleos federales representaban como U$1,000M/ano de gasto federal en Capital Federal mas los U$800/ano del “fondo del conurbano” que se le asignaron a provincia de Buenos Aires representaban un desequilibrio en la asignacion de recursos federales entre el conglomerado urbano de Buenos Aires respecto del resto de las provincias.

    1. Muchas gracias por tu comentario Nicolás. El tratamiento diferencial de las llamadas urbanas en el Gran Córdoba y el Gran Buenos Aires venía de la época de Entel, pero coincido que habría que haber aprovechado la privatización para cambiar esa discriminación de Córdoba. Con respecto al costo de la Policía Federal y de los tribunales Nacionales de la capital si bien son soportados por la Nación se compensan con una muy baja coparticipación federal para ese distrito. El fondo del conurbano fue a compensar una disminución de la coparticipación de la Provincia de Buenos
      Aires que se había operado en 1994, pero no swe hizo a costa de la coparticipación del resto de las provincias sino de la parte de la masa de recursos coparticipables que le corresponde a la Nación. Un abrazo.

      1. Hace mucho tiempo que las llamadas dentro del Gran Córdoba (por ejemplo incluye Villa Carlos Paz) se cobran con la misma clave que una llamada urbana. Es decir, cuesta lo mismo una llamada desde Colón y Av. Gral. Paz a Alta Córdoba, que una llamada desde Alta Córdoba a Villa Carlos Paz (en ambos casos también viceversa).

        1. Coincido, pero no es lo que ocurría antes de la privatización de Entel. Puede que haya tomado algún tiempo producir el cambio, pero es bueno saber que el cambio se produjo.

  7. El mal (que en la provincia de Córdoba no tengamos transporte publico de calidad, máxime con la política ferroviaria de los 70, 80 y principalmente 90, para aca; y en la ciudad de Córdoba con 1.300.000 habitantes no exista ni siquiera un ferro urbano, por no decir un sistema de subtes) ya esta hecho, y por ahora no hubo muchos cambios. Esto solo hace a nuestra población mas vulnerable a las inequidades que se viven actualmente, ademas de desmejorar la calidad de vida. Coincido con usted en todo con este articulo, pero le pido que si llega a obtener un escaño en el Congreso, trabaje no solo para luchar por estas inequidades, sino para defender el carácter social y dinamizador de un Sistema de Transporte en serio en nuestro país (trenes, etc.), que hará reducir la vulnerabilidad social. Gracias!

    1. Es muy importante tener un buen sistema de transporte público. Todos los países que lo tienen si financian algo con fosdos públicos es la infraestructura, pero no los costos operativos. Estos se tienen que financiar con las tarifas. La razón por la se detrioró extremadamente el sistema de transporte público desde 2002 en adelante es porque los subsidios se destinaron a cubrir gastos de operación y financiar la corrupción. No hubo un peso de inversión en infraestructura. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.