La reducción del gasto público como porcentaje del PBI es inexorable

Es muy peligroso que si no es planeado termine siendo el resultado de una explosión inflacionaria

El ajuste fiscal que el gobierno de Mauricio Macri había comprometido en su acuerdo con el FMI, pretendía ser planeado, acordado con las provincias y discutido en el Congreso Nacional. Lamentablemente fue tardío y comenzó más con la elevación de los impuestos que con la reducción del gasto.

El resultado de las PASO y las declaraciones de Alberto Fernández llevaron a pensar a mucha gente que ya no habría ajuste fiscal, y mucho menos por reducción del gasto, independientemente de lo que pueda exigir el FMI.

Es cierto que muy probablemente no habrá ajuste fiscal planeado. Pero en ese caso, lo que cabe esperar es que se produzca, como resultado de una explosión inflacionaria, una reducción del gasto en términos reales, incluso en magnitudes mayores a las que habría requerido un ajuste fiscal planeado.

Es alta la probabilidad de que el ajuste fiscal sea brutal, incluso si ganara Macri la elección (lo que a esta altura parece poco probable). En el caso de la continuidad de Macri, las reacciones sociales contra el programa acordado con el FMI se acentuarían y el Congreso muy probablemente no le aprobaría el presupuesto ni las leyes que requiere el ajuste planeado.

Si gana Alberto Fernández, además de que no tiene planeado ajuste fiscal alguno, es muy difícil que la gente que lo llevó al gobierno vaya a admitir que sancione leyes totalmente contrarias a las que sugirió en su discurso electoral. Si lo intentara, las reacciones sociales y los conflictos políticos podrían ser, incluso, superiores a los que enfrentaría Macri.

El drama de que el ajuste fiscal se produzca por una explosión inflacionaria, es que, aún logrado como impacto inicial una cierta reducción del gasto en términos reales, no será capaz de generar superávits fiscales duraderos, porque ahora, a diferencia de lo que ocurría en 2002, las jubilaciones y las demás prestaciones sociales están fuertemente indexadas por la inflación de los trimestres precedentes. Y algo parecido ocurre con los salarios, tanto del sector privado como del sector público.

En relación a los compromisos de pago de intereses y amortización de la deuda pública durante 2020 y 2021, es muy difícil que se logre atenuar o diferir su pago a través de un re-perfilamiento que no esté precedido por la declaración de una moratoria o espera generalizada. Mientras dure esa espera y hasta que no quede bien reestructurada la deuda, el sector público no tendrá crédito, ni externo ni interno.

Todo el déficit fiscal remanente y la parte de la deuda interna que casi seguro deberá ser honrada en los plazos originales, sólo podrá financiarse con emisión monetaria. Esa deuda no es insignificante porque incluye a la que está en manos de personas humanas y a la de acreedores (tenedores de LECAPs y LETEs) que no puedan continuar con sus operaciones comerciales o industriales por habérsele atrapado su capital de trabajo, problemas que necesariamente el gobierno deberá atender.

Como mínimo, el año 2020 será otro año de estanflación, incluso más acentuada que en los años anteriores. El fantasma de la hiperinflación estará a la vuelta de la esquina.

Un pacto social que quiera controlar precios y salarios, si no va precedido de un pacto parlamentario y con las provincias, que recree la posibilidad de un ajuste fiscal planeado, en el mejor de los casos, sólo actuará como un paliativo para demorar la explosión.

Inapropiada comparación con el período 2003-2007

Las múltiples referencias elogiosas a los superávits gemelos del 2003 al 2007 que llevan a pensar que Alberto Fernández podrá reeditar la recuperación económica y el crecimiento que logró el Kirchnerismo en su primer mandato, no mencionan que en el año 2002 se produjo un ajuste fiscal brutal, mucho mayor al que en forma planeada venía llevando a cabo el gobierno de De la Rúa.

Ese ajuste se logró mediante el recurso de una explosión inflacionaria. Los salarios del sector público y las jubilaciones se redujeron casi un 20 % a lo largo de 2002, adicional a la caída que se había producido por la recesión de los años anteriores. El costo de la vida aumentó un 42% provocado por la devaluación que se originó en la pesificación compulsiva de todos los depósitos en dólares.

Los salarios reales y las jubilaciones demoraron mucho en recuperarse, porque no existían mecanismos de indexación automática. Por consiguiente, el gasto público primario se redujo y se mantuvo más bajo por varios años y esto, sumado al default de todas las deudas, tanto internas como externas, redujo prácticamente a cero la factura de intereses. Obviamente, se consiguió producir un superávit fiscal que duró hasta 2007, pero se lo hizo con cuchillo de carnicero, no con bisturí de médico especialista. En 2002, el PBI cayó 10%, adicional al 15 % que ya había caído desde 1998 a 2001.

El gobierno que produjo este ajuste enfrentó fuerte oposición social, y luego de las muertes de Kosteki y Santillán, no pudo completar su mandato. Duhalde debió anunciar que no entregaría el poder el 10 de diciembre de 2003 sino el 25 de mayo de ese año. Cuando se mencionan los casos de gobiernos que no pudieron completar sus mandatos, sólo se hace referencia a los de Alfonsín y De la Rúa, pero siempre se omite decir que al de Duhalde le ocurrió lo mismo.

La reactivación y el crecimiento del período 2003-2007 no hubiera sido posible sin el ajuste fiscal brutal que le precedió. Y tampoco hubiera sido posible si las circunstancias internacionales no hubieran cambiado significativamente como lo hicieron desde mediados de 2002 en adelante. Desde 1998 hasta ese momento, el Dólar se había estado apreciando frente a todas las monedas y los precios de nuestras mercancías de exportación se habían desplomado. A mediados de 2002 el Dólar comenzó a depreciarse y nuestros precios de exportación a subir a un ritmo inédito en el pasado.

 

79 comentarios sobre “La reducción del gasto público como porcentaje del PBI es inexorable”

  1. Doctor, estoy de acuerdo con que es necesario una reducción del gasto público. Como dijo usted, el candidato Fernandez no presenta intenciones de reducirlo y la realidad lo terminará haciendo por él. Usted cree que es una situación similar a la de 1989? En caso de que se produzca una hiperinflación que licúe el gasto para así introducir una nueva moneda?

    1. Después de una hiperinflación se impone una reforma monetaria compañada de equilibrio fiscal. Pero no necesariamente ocurre eso. En Venezuela hace ya cinco años que están en hiperinflación y la solución no aparece. No hay soluciones económicas sin inteligencia y buenos propósitos del liderazgo político. Un abrazo

  2. Es increíble, pero todavía hay amplios sectores del país que siguen apostando y creyendo en las soluciones mágicas. Supongo que la esperanza es lo último que se pierde.

      1. Viejo dicho italiano: el que vive esperanzado, muere desesperado.
        Creo que Ud es la pesona que mejor ha entendido la macro ,la micro y la idiosincracia del argentino en todo el periodo democratico

  3. Excelentes palabras Don Cavallo, leo cada uno de sus articulos… Ya se que usted es mayor y quizas no desee un cargo publico pero en mi corazon no veo la hora de usted vuelve a jugar en la primera plana politica del pais. En articulos anteriores se lo dije y hoy se lo repito… USTED ES UN PROCER

  4. Buenas tardes Dr. Cavallo. Así es. Hubo viento de cola entre 2003 y 2009 con el precio de la soja, llegando a mas de 600 dolares la tonelada, cuando en el gobierno de De La Rùa, estaba menos de 200.

    Una posible solución es exportación simplificada, que a traves de internet podamos venderle al mundo directo sin intermediarios.
    Que millones de argentinos publiquen cualquier cosa que sea legal y la quieran vender a cualquier parte del mundo.

    Esta explicado en este link, se lo paso, ojalá se pueda implementar:
    Anexo: Generación de empleo Genuino, aporto esta idea que ya lo usan los países exitosos del mundo y esta prohibido hacerlo en Argentina:

    Link para bajar el escrito sobre Exportación Simplificada

    http://www.bayersistemas.com.ar/db/Que significa para mi exportacion simplificada.pdf

    http://www.bayersistemas.com.ar/db/b22.pdf
    Saludos.
    Un abrazo a Ud y toda su familia.-
    Eduardo Bayer
    bayersistemas@gmail.com

  5. Doc Duhalde reivindica la pesificacion diciendo que muchas familias que debian dolares por hipoteca que estaban pagando sus casas luego de 2002 se les redujo en términos reales lo adeudado por la devaluación. Ese fue quizás uno de los pocos efectos a favor de la gente que tuvo esa medida?

    1. Sí, pero para ello bastaba pesificar las deudas de hasta 100.000 pesos, como lo había dispuesto el Congreso antes de que él pesificara por decreto todos los depósitos y las deudas de las grandes corporaciones. Un abrazo.

  6. Estimado Dr, con el mayor de los respetos, se poco y nada de economia, soy una persona comun, pero tengo un plan para salir de todo este lodo.
    1- Libero el dolar que se valla a 500 pesos si quieren, lo dejo que vuele, en algun momento va a parar.
    2- Plazo fijo? tasa al 8% anual (ahi se van todos al dolar y vuelta hasta donde llegue)
    3- Uvalizo todo, sueldos, jubilaciones, alquileres, todo. Creo un papel nuevo que sea un Uva y al peso lo dejo que solo vaya quedando sin fuerza….
    4- Cobro en Uva y voy al super, pago el alquiler, cobro el alquiler etc todo en Uva, si quiero comprar Dolares, lo pagare 500 Uvas o lo que fuere, pero pongo como moneda nueva al Uva que va a ir actualizando de acuerdo a la inflación, que como las tasas van a ser del 8% anual, no creo que tan alta la inflación….
    Perdon por la ignorancia, pero algo parecido a esto debería andar… estoy odiado con mi querida Argentina.
    Abrazo, gracias por estar siempre atento y preocupado por nuestra economia.
    P/D: si ve que es muy absurdo lo que escribi, no lo publique por favor…

    1. En ese esquema, funcionaría mucho mejor como moneda el dólar que el UVA.Si los precios se establecieran en UVA, cómo se mediría la inflación para consgtruir el UVA? Un abrazo

  7. Excelente análisis De. Cavallo, lamentablemente no hay una salida que no implique cierto sacrificio a una sociedad cansada del ajuste “feroz” de Macri, sin entender que el grueso no se ha realizado todavía, Fernández estará en hacer lo correcto o una corta primavera, espero que el deber con la patria sean superiores a cualquier relato ideológico. Saludos cordiales

  8. Lo tan claramente expresa en este informe el Dr. Cavallo, es lo que desde hace muchos años, pienso que la decadencia de la Argentina está en “caída libre”, hasta niveles inimaginables. Y lo peor, es que ya es irreversible! Gracias, Políticos, Juristas y Sindicalistas argentinos! Uds serán los únicos que sacarán partido de lo que, comenzando en 1943, Uds lo fueron perfeccionando.

  9. Es cierto doctor que usted esta con un fuerte pesimismo. Yo también lo estaba en los días y semanas posteriores a las PASO.
    Pero si los ponemos en estos términos?
    Si Macri hubiera sacado un mejor resultado, hoy estaríamos con un nivel de vida de dólar a 45. Pero para qué nos sirve si los basamentos están podridos? De qué nos hubiera servido haber estirado esa agonía de esas variables agarradas con alfileres. Tomando en cuenta además que el macrismo lamentablemente es la nada misma, es inacción total.

    En este sentido, resulta que Alberto tendrá la herencia de Cristina sumada a la herencia macrista de 100 mil millones de deuda sin nadie que nos preste.
    Si no hay más balas para sostener este modelo, significa que hay que cambiarlo. Significa que Alberto no tendrá otra opción que girar a un modelo de racionalidad. Porque, yo no creo que él quiera que su gobierno fracase. No creo que ni él ni su equipo querrá gobernar dentro de un caos de hiperinflación. No creo que sea viable un gobierno con los problemas que derivarán de no cambiar el modelo.

    Es decir, por qué no verlo del modo de que este modelo ya no puede ser más emparchado? Y que veremos un deterioro aún peor de nuestra calidad de vida pero dicha situación obligará a la política a abandonar este modelo . Y sobre todo esta bomba de herencia de Cristina más herencia macrista les será entregada al peronismo que es el partido mayoritario y tendrá los votos como para sancionar las leyes.
    Ya la bomba no será del peronismo a un partido no peronista, la bomba les será entregada a ellos.
    Y yo no descarto que para sancionar leyes difíles, Alberto tenga que recurrir a legisladores de Cambiemos ya que los propios no le van a dar el apoyo.

    Asi que, en resumen, creo que dentro de lo malo de la situación, la buena noticia es que el modelo colapsó y ya no admite más parches
    Creo que estamos ante una oportunidad grande de salir a flote en términos de organización e instituciones económicas.

    Entonces teniendo en cuenta esto por qué usted sigue siendo pesimista?

  10. Estimado Dr Bs tds, una consulta, he escuchado a Alberto respecto al pago de intereses de Leliqs, respecto al cuchillo de carnicero q Ud habla, no será q vamos camino a un Plan Bonex” de entrada? Y si mal no recuerdo, con eso como no fue suficiente, se llegó a otra Hiper, hasta q llegó Ud con la Convertibilidad? (De paso, recuerdo q en el 95’ había q hacerle un ADN a la misma, para saber quién el padre, porque Menem decía q era de él).
    Alguién hará lo q se debe? Será hasta q la realidad se imponga?
    Saludos cordiales, deseo q esté bien de salud y q AF y los gobernadores lo escuchen

  11. Muy buenas sus publicaciones. Se agradece que siga compartiendo con nosotros su conocimiento y experiencia.
    Quería consultarle 2 cosas, si me lo permite:
    – Se habla de un acuerdo social. Entiendo que eso incluye que varios sectores se comprometan a no aumentar precios, a no pedir aumentos, etc. ¿Cree viable este camino?¿O solo será temporal y la antesala a posterior conflictividad y escasez de productos con precios “congelados”?
    – Cuales son las señales de alarma principales para predecir si es inminente una hiper?

    1. Yo creo que el principal acuerdo debería ser de naturaleza Parlamentaria y con las provincias y referirce a la situación fiscal. Un acuerdo de precios y salarios sólo puede servir como complemento de un ajuste fiscal bien planeado. De otra manera puede agravar la situación. Un abrazo

  12. ¿Existe la posibilidad de realizar una reforma del estado similar a la que se hizo entre 1990 y 1991? Eso implicó un gran ajuste que resultó expansivo y muy positivo para la sociedad, pero solo fue posible gracias a una reforma integral del sistema monetario. ¿Es posible realizar un ajuste expansivo en las circunstancias actuales o será recesivo de forma inexorable?
    Abrazo grande.

    1. Si es posible, pero hay que tener voluntad política y valerse de personas que conozcan cada tema sobre el que hay que decidir. Además deben conformar un equipo coherente con un liderazgo claro. Un abrazo

  13. hola

    muy cierto lo suyo pero no olvidemos q en su gestion no se hizo el ajuste requerido y tuvieron un déficit público prolongado que culmino en la crisis de 2001.

    espero respuesta.

    muchas gracias.

    1. Hasta 1997 se hizo un gran ajuste. No había déficit primario y la factura de intereses era reducida. Desde 1997 en adelante, se descrontrolaron las finanzas provinciales y las provincias se endeudaron con los bancos. Esta fue la causa de la crisis financiera del 2001. Con todo, en 2001 el gasto público total era del 30% del PBI. Durante los primeros años de los 90, hasta 1997, fue de 27 % del PBI, habiendo bajado desde el 35% de 1988. Hoy es del 38% del PBI cuando en 2015 era del 42%. Algo se hizo, pero no lo sufiente. Falta mucho por hacer. El Gasto público no debería exceder el 30% del PBI. Un abrazo

  14. Doctor Cavallo, soy Juan Francisco Alfonsin. Si bien mi legado familiar no comparte línea con todo lo que usted hizo, no puedo no pasar por su blog, del cual recién me entero que existe (y cuando tenga un rato libre no dude que lo leeré todo) para decirle que siento una fuerte admiración por usted y su trabajo. ¡Gracias!

    1. Muchas gracias por tu mensaje Juan Francisco. Cuando yo regrese a Argentina, que será en la segunda semana de Noviembre, me gustaría conocerte. Un fuerte abrazo

  15. Con un nuevo Duahldazo o Remilenocovazo, algo que ya nada vislumbra que pueda evitarse, la pobreza llegaría probablemente al 60% (o más).
    Y si a eso le agregamos de que no habrá condiciones para que se produzca la recuperación 2003-2007 ¿Sobrevivirá la democracia?
    Y si no es capaz de sostenerse ¿El poder militar estará dispuesto a hacerse cargo ésta vez del desastre que recibirá?
    La situación es gravísima.
    Y más grave aún por el simple hecho de que esto se veía venir desde hace 8 años por lo menos sin que se haya querido o podido (Macri quiso y no pudo) salir del camino que conduce a todas luces al abismo.
    ¿Habrá un fondo que al menos ponga algún límite a la caída o nos espera un abismo sin fondo?
    ¿Cuánto deberá devaluarse el peso para que el país resulte lo suficientemente barato como para que los capitales se animen a venir a hacer enormes ganancias a pesar del riesgo argento? ¿Existe ese cuánto o ya ni siquiera hay lugar para una maxi devaluación esperando después de ella una estabilidad política milagrosa y que permita encontrar el “fondo de la fosa” que los mismos argentinos cavamos y empezar a partir de allí y salir a “respirar un poco de aire fresco”?
    ¿Son conscientes los políticos del escenario que tendremos que enfrentar?
    ¿No estaremos forzando a la Democracia a darnos algo que ella no es capaz de darnos dada nuestra cultura cívica y política?
    Si la Democracia no puede darnos lo que necesitamos para parar el deterioro que experimentamos los argentinos desde que la utilizamos para conducir nuestro país ya que en éstos últimos 40 años empeoró exponencialmente la pobreza, la inseguridad, la educación, la infraestructura, la corrupción, la desidia, la institucionalidad, etc (salvo el período que ud estuvo al frente del ministerio de economía y el que parece ya a esta altura del campeonato como salido de otro planeta) ¿Que tendremos que esperar? O mejor ¿Qué hacer?
    Sé que son preguntas sin respuestas posibles pero si sé que todos debemos hacérnosla.
    Tal vez ud arriesgue alguna respuesta.
    Le mando un abrazo Dr.
    -“Democracia forzada y dictadura cultural” razonvsinstinto blog-

    1. Entiendo tus dudas, pero debemos todos tratar que las soluciones se encuentren en democracia. Por supuesto que para lograrlo, como lo sugiere el título de tu blog, hay que luchar contracualquier intento de dictadura cultural. Un abrazo.

  16. DOMINGO CAVALLO

    Celebro su regreso a este blog. Siempre requerimos una palabra precisa y clara. La suya sirve para restaurar la sensatez y el sentido común que necesitamos como el aire. para respirar. Porque, desde el principio, antes que la creación, fue la PALABRA. Muchas gracias por este gran servicio.
    Ahora bien, cuando veo las palabras, opiniones y comportamiento de los candidatos mayoritarios, me angustio. No alcanzo a entender la razón de estas “sin razones”.
    MAURICIO MACRI: discursos de una frivolidad pavorosa, carentes de la mínima percepción de la realidad. Da la impresión que todavía no se ha dado cuenta de lo que pasa en el país. Menos de lo que sufre la gente honesta. Nada del daño que su inoperancia ha provocado. Tampoco percibe que fue él quien presidió esta estéril gestión presidencial, colmada de un trasnochado keynesiano. No ha sabido agregar ni un gramo de valor a su angustiosa gestión. Por eso termina con un final patético. No sabe adónde nos quiere conducir.
    ALBERTO FERNANDEZ: otro payador de la decadencia, repite ideas fracasadas en forma estentórea como si gritando pudiese mejorar su contenido. Cambia de enfoque como la “donna e’mobile cual piuma al vento” una veleta que oscila de norte (EE.UU.) a sur (CARACAS) y de este (RUSIA) a oeste (CHINA-IRAN). Nadie puede entender cómo con ideas veleidosas y equivocadas podrá lograr coherencia, consistencia y armonía para edificar un orden económico que nos despegue de este caos social en que hemos caído, jaqueados por el desorden político, el desorden ético, el desorden legislativo, el desorden laboral, el desorden escolar, el desorden público, el desorden judicial, el desorden jubilatorio, el desorden policial, el desorden presupuestario, el desorden monetario y el desorden asistencial.
    Mingo, inspirado en muchas de sus ideas expuestas en los últimos libros que ha escrito, creo que la solución debiera venir de unas decisiones excepcionales de salvación pública.
    1° Que el próximo Parlamento otorgue plenos poderes al nuevo presidente para que prepare un Plan de Ordenamiento Económico y Social, teniendo en cuenta la interdependencia de los distintos órdenes para reformar el andamiaje jurídico instaurado desde 1946 a la fecha y que se ha comportado como la verdadera máquina de impedir.
    2° Que el nuevo Presidente convoque a un Consejo Asesor presidencial presidido por Domingo Cavallo, Daniel Sabsay y Guillermo Nielsen a fin de que preparen un proyecto de LEY GENERAL DEL ORDENAMIENTO ECONÓMICO para que puedan llevarse adelante las Reformas estructurales que elpaís necesita para no dilsolverse como ocurrió con Checoslovaquia (1993) y con Yugoslavia (2006/8) .
    3° Que el ordenamiento económico comprenda como mínimo los siguientes aspectos: Reforma del Estado, Reforma Escolar, Reforma del Gasto Público, Reforma Impositiva, Reforma Laboral, Reforma previsional, Reforma Monetaria y REFORMA DEL MECANISMO PARA PROYECTAR Y SANCIONAR LEYES como p.e. el checklisten utilizado en Alemania (cuestionario azul) en Francia (Circulaire du 2 janvier) y en EE.UU. y que además incorpore el referéndum popular (como Suiza) para que las leyes del Parlamento no tengan vigencia sino cuando la última palabra la tenga siempre el pueblo mediante el referendum, que podría realizarse por Internet.
    Pienso que esto es un sueño, pero podría terminar siendo una solución.
    Reciba un gran abrazo de quien mucho le aprecia por su esfurzo y dedicación al bien del país.
    PAULINO

    1. Yo creo Paulino que es un sueño, pero vale la pena imaginarlo porque, quizá en otra época y con otros actores, `puede ser un sueño que se haga realidad. Un fuerte abrazo

  17. No puedo más que coincidir con Ud. Lamentablemente se terminó destruyendo el sistema productivo del país. El dólar no puede ser flotante con semejante indexación. Los que ganamos es pesos en el sector agropecuario estamos fulminados. Imposible manejar una empresa con devaluación del 150% en un año. La impericia fue total. No merecen segunda oportunidad porque lo mostrado hasta ahora me generan dudas de lo que vayan hacer los próximos 4 años. Gran artículo. Lo felicito por la claridad de los conceptos.

  18. ¡Muchas gracias Domingo, por brindar acceso a su calificadísima perspectiva!
    Enormemente agradecido de la posibilidad de interactuar con Usted en este blog.

    Con toda modestia, entiendo que remover la indexación por ley a las jubilaciones y a otras partidas del gasto social es condición sine qua non para cualquier nuevo intento de estabilización.
    En un contexto de baja inflación su efecto nocivo quizás pudo haber sido asimilado por la economía. Pero frente a devaluaciones y escaladas de precios de alguna magnitud, esta actualización automática neutraliza un elemento crucial de la dinámica de corrección macroeconómica. Esta legislación le confiere una especie de blindaje de ingresos –aunque parcial- a beneficiarios del sector público; el grueso del peso del ajuste se re-direcciona entonces espontáneamente hacia el sector privado, por encima de su participación relativa en la economía. Así, se deteriora la recaudación, se profundizan los desfasajes y se retroalimenta la necesidad de una nueva corrección.
    Ante la ausencia de paritarias y cláusula gatillo, el sector privado informal es el más perjudicado; la caída simultánea de nivel de actividad e ingresos en términos reales agrega nuevos pobres al gasto social.

    Si mi análisis es correcto, la vigencia de esta legislación aumenta la frecuencia y la magnitud de las devaluaciones necesarias, en una espiral que no tiene resolución. En otras palabras, bien podría denominarse “Ley garantía de estallido social y económico”.

    Un afectuoso saludo, Alejandro

  19. Muy buenas, Doctor Cavallo.
    Es sabido que Alberto Fernández estuvo postulado como candidato a legislador junto con usted para Jefe de gobierno en las elecciones del año 2000. ¿Podría usted decir qué opina de él? Pues ha habido rumores en las redes sociales acerca de que Fernández podría agregar una suerte de pragmatismo liberal al armado político del Frente de todos. ¿Qué cree usted?
    Muchas gracias por leerme, saludo.

    1. En aquella época, Alberto Fernández y un grupo de amigos que actuaban con él, Jorge Arguello, Alberto Valdés, Julio Vitobello, eran en mi opinión los dirigentes peronistas más rescatables de la Ciudad de Buenos Aires.Ellos acompañaron mi candidatura a Jefe de Gobierno de la ciudad como el grupo denominado ¨el peronismo que suma¨. Lo que yo no puedo asegurar ahora es que el vaya a estar rodeado principalmente por aquellos dirigentes y que no vaya a tener que hacer muchas concesiones al ¨peronismo que resta¨, que en mi opinión es el kirchnerismo camporista. Un abrazo

  20. El haber creado mecanismos de indexación como los que existen hoy, usted lo toma como un error o es parte lógica y natural del modelo económico que tenemos? Porque es bueno que por ley los salarios y jubilaciones vayan a al par de la inflación o no?

    1. La vuelta de la indexación fue un resultado inevitable del abandono de la convertibilidad en 2002. Ahora no habrá posibilidad de estabilizar si no se encuentra la forma de quebrar la inercia inflacionaria que se alimenta de la indexación retrospectiva. Es posible avanzar hacia una indexación automática hacia el futuro, pero nunca vinculada a la inflación pasada. Un abrazo.

  21. Porque no se determinan los sueldos del estado acorde a la recaudacion? De esa manera si hacen las cosas bien ganan mas si las hacen mal ganan menos y lograriamos terminar con la corrupcion.

    1. Para que se pueda eliminar el déficit fiscal, la recaudación debería crecer más que los sueldos del Estado, o mejor, que los gastos del Estado. Un abrazo

  22. Querido Mingo,
    Quiero comentarle que soy un adolescente de tan sólo 18 años y que siempre me han demonizado su figura. Por suerte, y a partir de la lectura de algunos de sus libros, me he dado cuenta que fue un Ministro formidable pero que lamentablemente tuvimos una clase política que se encargó de ensuciar lo y hacerlo el único responsable de la crisis 2001 junto a De La Rúa.
    Me dirijo a usted para agradecerle lo que hizo por el país y decirle que quiénes nos hemos informado, sabemos quiénes fueron los verdaderos culpables de la crisis.
    Le mandó un saludo y espero poder cruzarmelo en algún momento de mi vida.
    Agustín

  23. A este brillante análisis económico, agregaría el siguiente análisis-político que suma otro argumento más a favor de la tesis del Dr. Cavallo:
    Menem tenía un poder político ENORME fruto que había ganado una de las pocas sino la única interna limpia y competitiva que tuvo el peronismo en su historia y le había ganado (contra todos los pronósticos) a otro peronista en el poder (Cafiero gobernador de Bs.As.) y llevaba de vice a Duhalde que le manejaba un territorio in-manejable, el Conurbano.
    Ahora tendremos, si se confirman los pronósticos) de Presidente a un “operacdor político”, AF, que no recuerdo que haya administrado nada importante (por favor, me corrigen si me equivoco) elegido a dedo por una estupenda “StandUp-era” (la mejor en este arte), CFK, que tampoco administró nada importante (por favor, me corrigen los que creen que fue ella la que gobernó al país 8 años) y también elegida a dedo por el marido, NCK, para seguir en el poder desde las sombras.

    Como dijo El Turco Asis en un programa de Viviana Canosa el miércoles pasado:
    “Menem tuvo 2 años para perder en medio de una crisis feroz (8/7/89 – 1/4/91) ……..
    El pobre Alberto no va a tener ……. NI 3 MESES !!!!!!”

    1. “CFK, que tampoco administró nada importante (por favor, me corrigen los que creen que fue ella la que gobernó al país 8 años)”

      Me interesa saber quien para usted goberno en el estado profundo durante los 8 años de cfk?
      Gracias.

  24. Que bien que le haría a la República que los Gobiernos tuvieran la inteligencia de escuchar los análisis y recomendaciones del Dr. Cavallo. Es como si se tuviera una aversión a la excelencia.

  25. Yo creo que no va a ser diferente a durante el gobierno de Alfonsín, aunque con gente mucho peor.

    Hay fatiga de ajuste y recién cuando las cosas se pongan suficientemente feas puede que se hagan las cosas de forma diferente. Pero va a ser tarde para entonces.

    Espero que no intenten hacer populismo macroeconómico estilo Dornbusch de nuevo…

    1. El peligro es precisamente que hagan macroeconomía populista, como tan bien la describió Dornbush. No fue lo que hizo Alfonsín que acertó con el Plan Austral, pero demoró mucho las reformas del Estado que hubieran permitido consolidar la estabilidad. Y cuando comenzó a intentarlo, con Terragno, ya había perdido poder político y no pudo avanzar. Un abrazo

  26. Dr, ¿qué cree que pasó con las Empresas e Industrias en estos cuatro años?
    ¿Hubo un mal uso de la libertad que Macri brindó que se reflejó en una carrera inflacionaria contraproducente?
    ¿Le dieron la espalda al actual Gobierno por cortar con los amigismos y favoritismos, y -como en el caso de Vila de canal América- hubo una furia desmedida contra Macri al éste no “retribuirle” favores que ellos creían tener a su cuenta?
    ¿Hay una falta de madurez para enfrentar una reseción (a diferencia de los paises del primer mundo que no suelen culpar a sus gobernantes sino que comprenden mas o menos la resecición como un ciclo natural de la economía, leáse la reseción española de 2010 o la inmobiliaria de EE UU, misma fecha)?
    ¿Hubo -como en gran parte del gabinete actual- una subestimación a la oposición dictada por la mala imagen publica de Cristina y no se midió el impacto negativo que podía tener -y tuvo- la carrera inflacionaria y la crítica desmedida?
    En todo caso me encantaria saber su opinión, y si cree que ese sector del país contribuyó o no con el descontento popular y la vida extra que se le otorgó a la oposición chavista hoy maquillada en el albertismo.
    Saludos y gracias.

    1. Estos cuatro años, como los cuatro que le precedieron fueron duros para la gran mayoría de los ciudadanos y de las empresas. Eso es siempre así cuando la eocnomía está azotada por la estanflación y los gobiernos no encuentran la solución a ese problema. Yo no creo que haya habido de parte de ningún grupo corporativo la intención deliberada de hacer fracasar al gobierno, pero sin duda, como en todos los países del mundo, las corporaciones que tienen poder, lo utilizan antes que nada para defender sus intereses. Son las reglas de juego que sólo pueden imponer las autoridades políticas, las que tienen que procurar que la defensa de los intereses individuales y sectoriales no atenten contra el interés general. el problema de nuestro país es que las reglas del juego, tanto político como económico, son muy defectuosas. Por eso yo sostengo que antes de buscar acuerdos de precio y salarios, es necesario avanzar hacia acuerdos parlamentarios que permitan definir buenas reglas de juego. De eso se trataron en España los Pactos de la Moncloa. Un abrazo

  27. Doctor, coincido mucho con su apreciacion, pero noto que pone mucho enfasis en el ajuste fiscal de Duhalde, es tan asi??? yo pongo al mismo nivel de causa el precio de los commodities y la demanda de los mismos en el mundo como el 50% de la cuestion de los superavit , a que viene mi cuestionamiento???? que tengo dudas que solo con un ajuste de ese calibre las cuentas de la Argentina se ordenen, si tal recuperacion es posible, sera mas lenta que la que se dio a partir del 2003 y no se que tan ancha es la espalda del peronismo para bancar un periodo asi.

    1. A mi el ajuste fiscal de Duhalde me pareció desastroso por lo brutal e innecesario. Pero sin duda, luego de provocar un catastrófico aumento de la desocupación y la pobreza, le facilitó a Kirchner contar la historia de una supuesta recuperación milagrosa. Pero como vos bien dices, en esa recuperación influyeron mucho más los precios de las commodities y la apelación a los ahorros que se habían acumulado en la década de los 90s que al ajuste fuscal draconiano de Duhalde. Un abrazo

  28. Como siempre Dr. un placer leer sus columnas.
    Yo creo que terminarán devaluando fuerte para licuar el gasto momentáneamente. Es decir la salida Lavagnista. Ese chanta que goza de tanto respeto en la argentina mediática e ignorante.
    Mi gran duda es porqué Macri no hizo lo que debía hacer y no convocó a gente valiosa como Melconián por ejemplo. Un abrazo.

    1. Me voy a permitir dar mi opinión. El Presidente Macri tenía que optar entre las opiniones sobre conveniencias políticas de Marcos Peña y Duran Barba o sobre las conveniencias del buen gobierno y saber hacer de equipos técnicos calificados.
      Supuso seguramente que para implementar lo que era imprescindible necesitaba sustentación política y por eso privilegió la voz de los primeros.
      Hoy sabemos que por no asumir los costos de gobernar haciendo lo que se debía hacer igual se perdería en el terreno político…
      Desde lo personal me hubiera gustado que Macri hiciera lo que debía hacer sin mirar costos o riesgos ya que siempre supuse que se concluiría en esto… pero es cierto que todo es mas fácil si se sabe el diario de mañana.
      El Presidente cometió un error estratégico…

  29. Obviamente hay que bajar el Gasto Público como % del PBI.
    Mas allá del dilema de como hacerlo, bajar ese porcentaje implica desde el vamos una contracción del producto bruto final.
    Vale decir que la Nación tendrá que entender que para no caer un abismo infinito hará falta sacrificios y es casi imposible seguir administrando mas “calmantes o placebos” para evitar estos dolores.
    Bajar el gasto no es expansivo en lo inmediato sino lo contrario.
    ¿Surge entonces mi pregunta? Quien y como se obtendrá plafón político para que no se produzca un estallido social?
    El resultado de las PASO no puede leerse como que perdió Macri y ganó Cristina sino que el pueblo ha dicho que no acepta más márgenes sino solo para la satisfacción de su demanda indudablemente insatisfecha.
    Para muchos nos resulta casi obvio entender que tristemente la demanda es imposible de satisfacer y solo han agudizado el problema.
    El debacle mayor se ha producido posteriormente de las PASO y como consecuencia de los resultados de la misma que han garantizado una incertidumbre extrema.
    Siento respeto reverencial por la persona e ideas del Dr. Juan Llach pero creo que se equivoca con tus post calificándolos de alarmistas.
    Humildemente creo que te quedas corto… muy corto.
    Un riesgo hiperinflacionario no es joda… y una hiperinflación es disgregadora del tejido social.
    No tengo acceso al Prof. Juan Llach pero le diría que si me garantiza que una nueva hiperinflación pueda solucionarse como en la época de los ’90 cuando fue tu viceministro aceptaré su opinión sobre no ser alarmista.
    Pero con todo el reverencial respeto que me merecen todos los que integraron tu equipo y la admiración superlativa que me merece tu persona me voy a permitir marcar diferencias:

    1. En ese entonces asumió como Presidente un Estadista. Aún reconociéndole todos los errores que se le imputan sus detractores, el Dr. Carlos Saul Menem debemos reconocer que fue un líder nato cuyo liderazgo se fue consolidando con su mandato.
    2. Que consolidó las relaciones exteriores obteniendo los apoyos necesarios, encima en este sentido en un contexto donde ya estaba disponible el Plan Brady de asistencia de los EE.UU. al problema global que se observaba.
    3. Que se tenía cosas para privatizar, valores que colateralizar… , o sea había mas márgenes de acción que hoy en día.
    4. Que existía la posibilidad de conciliación en razón de la búsqueda de una seguridad seguridad jurídica que hoy es inexistente cuando hay voces que directamente hablan de “volar” al Poder Judicial.

    Personalmente creo que no solo no sos alarmista sino lo contrario… Como resulta de tu vocación de patriota y deber ser… propones medidas a implementar que aún siendo tomadas importan un gran riesgo en función de un cuadro realmente muy grave.

    Perdón por lo extenso pero necesito hacer una pregunta… En el golpe de Estado perpetuado en el 2001 yo sabía que iría a ocurrir si uno u otro ganaba la pulseada… Sabía de la brutal devaluación con la pesificación asimétrica que favorecía sectores… y sabía que iría a haber una brutal contracción pero luego estaríamos aislados pero estabilizados (concluimos expansivos solo por el alza del valor de nuestros commodities).

    Hoy no lo sé… y sintetizo mi “sensación” en tres palabras, INCERTIDUMBRE TOTAL ABSOLUTA.

    Abrazo, Alex

    1. Tenés razón que el liderazggo político es fundamental. No hay equipo económico, por más bueno que sea, que pueda encauzar la economía hacia la estabilidad y el crecimiento si falla la cabeza política. Es esta gran duda la que ha llevado a que la incertidumbre sea absoluta. Un abrazo.

  30. Hola, trabajé en Venezuela hasta finales del 2018. Me comentan mis ex-compañeros de trabajo que finalmente toda la economía se dolarizó, y que en estos meses se controló la inflación. Todos los bienes se transan en dólares directamente. El problema son los pobres empleados estatales que siguen cobrando en bolívares. El gobierno de Maduro no dice ni mu sobre esto. De hecho hasta se normalizó el suministro de bienes. ¿Pregunto, si esto sucedió en el país mas antiamericano del continente, no vamos por el mismo camino en Argentina? Yo creo que en 5-10 años a este ritmo devaluatorio el peso vale lo mismo que un mísero bolívar y la dolarización por la imposibilidad de fijar un precio en pesos va a ser inminente, le guste o no al gobierno de turno!!

    1. Es cierto, pero no habría que llegar al extremo de la hiperinflación venezolana para adoptar una reforma monetarias que permita la estabilización de la eocnomía. Por supuesto que se lo debe hacer en el contexto de un plan integral de reorganización económica, como ocurrió con la convertibilidad en 1991. Yo explico esta cuestión en mis libros Camino a la Estabilidad e Historia Económica de la Argentina. Un abrazo.

    1. Tiene que existir un acurdo político sobre cuál es la organización económica que necesita la Argentina. Y dentro de este acuerdo, debe planearse las necesarias reestructuraciones de programas y de organismos, en todos los niveles de gobierno, con clara determinación de prioridades, para que resulte un nivel del gasto `´ublicoen términos reales capaz de ser financiado con la recaudación de impuedstos no distorsivos. Tarea compleja, pero ineludible si se quieren evitar futuros golpes inflacionarios. Un abrazo

  31. En el estado hay por lo menos 2 millones de personas que no hacen nada a todos ellos se los debe enviar a sus casas pagandole solo una fraccion de sus sueldos si los mismos son superiores a mil dolares por un periodo razonable de tiempo .
    Asimimismo todos los que comparten empleos publicos con padres y hermanos deberian reducirse sus sueldos como un aporte solidario en pos del millon de argentinos que no tienen trabajo.
    Si no se reforman las leyes laborales para las pymes no habra creacion de empleo genuino .-
    saludos DR CAVALLO muy bueno su blog

  32. piensa ud. que el analisis de la economia argentina no es lo suficientemente bueno como para generar mayores y mejores consensos entre los economistas sobre diagnosticos y tratamientos?

    por poner solo un ejemplo: ahora que pareceria empezar a cristalizarse la conviccion respecto del nivel de gasto publico (y el tamanio del Estado) como uno o el principal de los factores explicativos del pobre desempenio economico del pais a lo largo del tiempo, pareceria sin embargo que el pendulo de la opinion economica podria estar volviendo a reposicionarse mecanicamente en torno al nuevo consenso: a saber, se reconoceria por fin la gravitacion del tamanio del Estado y su influencia, pero sin llegar a diferenciar entre las maneras en que las finanzas publicas pueden alcanzar un equilibrio (para poner dos ejemplos extremos: segun politicas proteccionistas redistributivas vs segun politicas de libremercado).

    saludos

    1. La mayoría de los economistas profesionales no han estudiado suficiente Historia Económica y los dirigentes políticos son voluntaristas y con una alta tendencia a la demagogia. Estos déficits hacen difícil arribar a concensos sobre la organizacion económica que necesita la Argentina para crecer con estabilidad y mejorar la distribución del ingreso. Hay que perseverar en la eliminación de estos déficits. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *