Para el mundo se predice un “estancamiento secular”. En Argentina es más probable una “estanflación secular”

La decisión de extender la cuarentena por 17 días más, con mayores restricciones en el Área Metropolitana de Buenos Aires, sin que la gente advierta que el gobierno tiene un plan de salida de la actual encerrona económica, está llevando a muchas decisiones de cierres de empresas, convocatorias de acreedores y angustias extremas de personas que no saben cómo van a poder generar un mínimo de ingreso para alimentar a su familia.

El gobierno sugiere que va a otorgar subsidios sociales como para atender a quienes queden sin ingresos, al punto de comenzar a hablar de un salario básico universal, como lo propone Eduardo Duhalde haciéndose eco de un reclamo insistente del Papa Francisco.

Sin duda, se trata de puro voluntarismo, desconocedor de la dramática situación fiscal por la que atraviesa el país y el enorme peligro inflacionario que significa la total destrucción del crédito público y la emisión monetaria descontrolada.

Esta combinación de circunstancias preanuncia tensiones económicas extremas en el segundo semestre. Tensiones económicas que pueden llegar a tener un correlato social mucho peor que el que se vivió en el año 2002.

Un repaso de los pronósticos sobre la evolución esperada de las economías internacionales que están sufriendo caídas del producto y del empleo semejantes a las que sufre nuestro país, pone de manifiesto que en general se espera un rebote rápido tan pronto como se logre controlar la evolución de la pandemia. Tal es así que los mercados de acciones de esos países no han sufrido grandes caídas ni tampoco experimentaron fuertes aumentos en sus tasas de riesgo país.

La mayoría de los pronósticos, sostienen que, aún con recuperaciones nacionales en “V” s pronunciadas, es probable que la economía global asista a un largo período de estancamiento secular debido a la desarticulación de las cadenas de valor que afectarán al comercio mundial, al incremento de la aversión al riesgo provocado por el miedo al rebrote del coronavirus y al efecto de los nacionalismos que se están expandiendo en el mundo, comenzando por el de los mismos Estados Unidos.

Nadie pronostica un boom de las commodities como el de la primera década de los 2000. Por el contrario, es probable que se asista a un deterioro creciente de la demanda de materias primas y a un aumento de los esfuerzos para economizar energía y otros recursos no renovables.

Ante este panorama mundial y la dramática situación en la que se encuentra la economía argentina, es prácticamente imposible visualizar una recuperación semejante a la de la mayoría de las economías del exterior. La ausencia total de crédito público y las tensiones inflacionarias que se derivan de la expansión monetaria descontrolada, no permiten predecir una recuperación en “V” pronunciada, porque aun cuando se recupere la demanda de bienes y servicios, existirán fuertes obstáculos para el aumento de la oferta, debidos a la destrucción de capacidad productiva por deterioro del tejido empresarial y la indisponibilidad del capital de trabajo necesario para recuperar los niveles de empleo y de producción anteriores a la pandemia. A diferencia de casi todo el resto de las naciones, Argentina venía sufriendo estanflación desde 10 años atrás y un deterioro de la capacidad productiva acentuada por la falta de inversión en sectores claves de la economía.

Además, ante la ausencia de un boom de las materias primas y el estancamiento secular de la economía global, lo más probable es que Argentina no pueda escapar a esa tendencia, pero partiendo de un nivel de actividad bastante inferior al que habrán alcanzado las economías con mayor capacidad de recuperación post pandemia. No es aventurado imaginar que Argentina, peor que un estancamiento secular, sufra una “estanflación secular”.

Las consecuencias políticas de un escenario económico como el descripto, no son fáciles de predecir, pero no es descartable que puedan significar, para bien o para mal, un nuevo cambio organizacional de la Argentina. Alberto Fernández ha dicho, que ésta podría ser una oportunidad para “cambiar al mundo”, aunque se lamenta que sólo él y el actual presidente de México parecen empeñados en lograrlo. Vale la pena indagar, a qué “cambio del mundo”, se refiere el presidente Fernández.

El deseo presidencial de cambiar al mundo

Para Alberto Fernández la crisis que se está viviendo podría ser una inmejorable oportunidad para cambiar al mundo, tal como se lo señaló al ex presidente Lula da Silva. Pero reconoce que será muy difícil lograrlo.

Lamentó no contar con el acompañamiento de quienes gobernaron América Latina en los años de Lula. Sostuvo que necesitaría a un Néstor Kirchner, a una Dilma Rouseff, a un Hugo Chávez, a un Rafael Correa, a un Fernando Lugo y a un Evo Morales. Y, para no parecer demasiado ideologizado, agregó: a un Pepe Mujica, a un Tabaré Vázquez, a un Ricardo Lagos o a una Michel Bachelet. Pero no los tiene. Con esta afirmación, redujo a los actuales gobernantes de Brasil, de Ecuador, de Paraguay, de Bolivia, de Uruguay y de Chile a la categoría de resignados cultores de la decadencia económica y la injusticia social.

Sólo le faltó argumentar que el crecimiento de América Latina entre 2003 y 2010 no se debió al impresionante aumento de los precios de las commodities de exportación y a las reformas heredadas de la década de los 90s, sino a las gestiones de los presidentes “progresistas” cuya ausencia añora. No aclaró si estaba recitando su discurso de política exterior o el de Cristina Kirchner, pero a esta altura de los acontecimientos esa aclaración sería superflua.

Basta revisar los pronunciamientos de Alberto Fernández, sobre ésta y todos los demás capítulos de políticas públicas durante el gobierno de Cristina Kirchner, para quedar convencido que desde que fue elegido por ella como candidato a la Presidencia, adoptó como propias la interpretación de la historia y las ideas políticas y económicas de su promotora. Ya no queda nada de aquel Alberto Fernández por el que no menos de un 15 % del electorado votó pensando que podría moderar el desprecio de Cristina Kirchner por las instituciones republicanas, la racionalidad económica y la relación madura con todas las naciones del mundo.

Por consiguiente, a menos que se produzca un cambio político muy acentuado, algo que hoy no se visualiza como probable, es muy difícil pronosticar algo mejor que la “estanflación secular”.

50 comentarios en «Para el mundo se predice un “estancamiento secular”. En Argentina es más probable una “estanflación secular”»

  1. Es hora de organizar la salida política, económica y social de la Argentina. Para ello y, poder salir de la encerrona que tan bien Ud. describe, hay de analizar entre los distintos sectores de la sociedad, todos los aspectos inherentes a la salida. Con la mano única que pretende el gobierno no llegaremos a mejorar. Ud. está en condiciones de armar el estudio y propuestas necesarias para trazar el camino urgente de recuperación, invitando a todos los participantes, los que lo quieren y aquellos que no lo quieren tanto; pero, el horno no está para bollos. Le deseo lo mejor y que Dios lo ilumine.-

    1. Hola Alberto. No se trata sólo de hacer un estudio y propuestas. Es necesaria una acción política que yo ya no estoy en condiciones de hacer. El que tiene entusiasmo y energía para hacerlo es Ricardo López Murphy. Yo lo voy a ayudar. Un abrazo

      1. Dr. Cavallo, Ricardo Lopez Murphy es una excelente propuesta de valor. Sin embargo, pienso que hay que cambiar la actitud que tenemos los Argentinos como sociedad. Desarrollar un cambio implica realizar una reforma cultural, social y económica que se ha deteriorado en mas 80 años.
        El problema es muy profundo como para que solo un plan económico logre el cambio que Argentina necesita.
        Saludos cordiales

        1. Sin duda, no es sólo cuestión de un plan sino de una empresa política de gran magnitud y alcance, que promueba la reforma cultural. Un abrazo

  2. Totalmente de acuerdo Dr. , el único inconveniente es que la situación se desborde y surja un autoritario que haga cualquier cosa con nuestro país. Creo que todavía hay una masa de gente pensante y productiva que lo impedirá, pero pasaremos momentos muy difíciles. Saludos,

  3. La precisión de su mirada económica y política es admirable, me da mucha pena que en el Gobierno no haya alguien que al menos tenga el 5% de su capacidad y generosidad, siempre dispuesto a sumar !. Domingo Felipe Cavallo, Infinitas gracias.

    1. El gobierno tiene algunas personas muy capaces y generosas, pero no veo que tengan influencia. Parece que Cristina y sus personeros controlan a todo el gobierno. Un abrazo

  4. Creo que lo más grave será la enorme caída del PBI- sólo quedará el campo produciendo. Argentina pasará a ser lo que es hoy Paraguay o Bolivia.

    1. Son capaces hasta de destruir al campo. Eso es lo que ocurrió en Venezuela que de ser un gran exportador de petróleo, ahora etá importando gazolina desde Irán. Un abrazo

  5. Patético pronóstico absolutamente realista. Salvo que aparezca un Cavallo respaldado políticamente por un Menem, nada de esto puede evitarse. Es triste y le da la razón a los que visitan las cuevas para comprar dólares y evitar la nueva estafa y la nueva catástrofe pública.

  6. Muy buena reflexión. Coincido que es necesario un cambio político importante, pero lamentablemente no vislumbro la posibilidad de eso, al menos en el corto plazo. Gran parte de la población se ha acostumbrado a vivir del Estado, y es un desafío enorme que tenemos por delante desarmar ese nefasto entramado social que nos condena al estancamiento y la pobreza.
    Por último, y espero pueda considerar mi invitación, sería un honor para el centro de estudios que formo parte, del cual le dejo el link abajo, poder compartir una charla de Zoom con Ud. Le mando un afectuoso saludo

  7. Estimado Dr Cavallo, tiene alguna proyección sobre la tasa de pobreza que puede tener Argentina dado el párate impuesto por el régimen de Alberto Fernández? El econometrista González Rosada por twitter dijo que en el peor escenario (al que le asignaba a su vez mayor probabilidad) estaría en torno al 53% para el primer semestre del año. Y todo indica que aún falta mucho para que levanten el confinamiento.
    Por otro lado, viendo las propuestas de estatizacion y salario universal, comienzo a creer que buscan fundir a todo el país para que cada vez más gente dependa de la asistencia del Estado y así tener votos cautivos para poder ir hacia un sistema similar al chavismo venezolano. Ojalá me equivoque.
    Siempre es un gusto leerlo Doctor, espero que ande muy bien y el encierro de la cuarentena le sea leve.
    Aprovecho para agradecerle la gran predisposición y la excelente charla que dio para los alumnos de la Di Tella recientemente por zoom.

  8. El panorama es oscuro Doctor, no se avizora una salida a este caos en el corto ni mediano plazo. Es profundo y complejo el problema y no solo económico, como usted aclara, sino político. Creo que esto colapsa y de la peor manera. Hacen falta hombres con su mirada y doctrina, no los hay. Solo hay oportunistas y saqueadores. Le mando un abrazo.

  9. muy buen análisis dr, no sé si usted pensó lo que le voy a decir, pero creo que hoy más que nunca creo que: este gobierno no tiene ningún plan económico y alargan la cuarentena, no porque ” el gran estado quiere cuidar a todos los argentinos”, si no porque no tienen plan económico y al acabar con este tipo de cuarentena, se vería reflejada toda la inflación que crearon por estar estar todos estos meses con la maquinita de billetes prendida todo el día, les sirve que la gente se funda o pierda el trabajo y que tengan que depender de un subsidio, la verdad no quiero pensar en el futuro de argentina si sigue gobernando el peronismo, pero cada vez que lo pienso, veo una oscuridad inmensa, saludos

  10. infinitas gracias Mingo, por el incansable empeño de aportar a salvar la Patria con la humildad de los grandes..!!! Con el respeto y aprecio de siempre..!

  11. Excelente análisis Dr Cavallo. Espero que el 41 por ciento que no votó al Frente de Todos reaccione en el año próximo en las elecciones, ya que me parece que la gente le perdió el miedo a los K. Creo que la oportunidad de una Alianza de Recuperación de la República tiene que consolidarse y sería de mucha utilidad su asesoramiento económico, ya que el diseño de un plan de salida al diagnóstico que tenemos en su nota es súper importante. Lo felicito por su análisis nuevamente. Gracias.

  12. Estimado Domingo,

    Nunca me quedo del todo claro la principal causa de la estanflación en Argentina. Los libros de economía, con foco en países desarrolladas, hablan de shocks de oferta (crisis del petroleo en los 70s, etc.). Claramente esta no es la razón en nuestro país. Mi idea es que la alta inflación genera mucha incertidumbre retrayendo la inversión y la capacidad productiva (oferta de bienes). Si es posible quisiera saber su opinión acerca de la razón por la cual la política monetaria expansiva deja de ser precisamente expansiva para pasar a ser contractiva.

    Muchas gracias

    1. Cuando se combinan políticas monetarias expansivas con intervenciones distorsivas del Estado en los mercados que desalientan la inversión y crean cuellos de botella productivos, se producen efectos por el lado de la oferta que generan estanflación. En mi libro Estanflación, que pronto va a estar subido a este blog en forma digital, vas a encontrar una explicación exhaustiva. Un abrazo

  13. Estimado Domingo
    Veo que como nos tienes acostumbrados, quieres enviarnos un mensaje sincero pero al mismo tiempo esperanzador.
    Valoro tu intención, pero vislumbro que será crecientemente difícil mantener las dos posturas, rigor en el análisis y
    al mismo tiempo esperanza y tranquilidad a las personas,

    Me sumo a tu deseo que Dios ilumine a quienes tienen influencia y poder de decisión para levantar a Argentina, pero parece que nuestra alternancia política esta entre una ideología que no ha demostrado ser exitosa en ningún país del mundo y por otro lado la incapacidad, ademas en ambos casos el poder de la corrupción.
    Por ahora parece parece que el amor al prójimo declamado por todos esta en la realidad permanece en un segundo plano.

  14. Dr Cavallo como viejo abogado laboralista cordobes me preocupa mucho otra pandemia: la creciente desocupacion que acarreara mas dramas sociales e inseguridad.He contactado al Ieral por gestion del comun amigo Bugliotti para formar un equipo multidisciplinario.Necesito de su ayuda pero no tengo su correo para enviarle el anteproyecto. Conozco como pocos la cuestion sindical y he estudiado este problema en España. Su aporte seria fundamental Dr Jose Raul Tissera

  15. Gracias Mingo, es bueno, que toques temas a futuro, los cuales son obvios, pero en tu pensamiento y palabras, se ven con mucha mas claridad.-

  16. Estimado Domingo, usted no está para ministro de economía, usted debe ser nuestro presidente, hay cada vez más gente que a fuerza de pandemia y de crisis, se va dando cuenta recién ahora, de su gran capacidad y amor a la patria. Una de las grandes cuestiones a resolver en nuestra sociedad es la falta de educación económica y falta de información clara y objetiva en la población. Le deseo salud y bienestar! Un abrazo.

  17. El Gobierno se empeña con una descomunal expansión monetaria aumentar la DEMANDA, por la vía del Consumo. Pero está haciendo añicos la OFERTA, que es la que produce bienes y servicios y empleo. La consecuencia inevitable es una estanflación secular.
    Un afectuoso saludo.

  18. Mingo, este comentario no tiene que ver con el post sino mas bien con su ultimo libro: “Historia económica de la Argentina”. No lo consigo por ningún lado, sabe ud donde lo puedo conseguir? Un gran saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *