Vale la pena releer la historia de los planes de estabilización

A continuación, transcribo la traducción al español de la sección titulada ¨Plan de Convertibilidad¨ del capítulo 15 del libro que escribimos con mi hija Sonia Cavallo-Runde y que acaba de ser publicado en inglés por Roudledge, editorial de Nueva York y Londres. Pronto será publicado en español.

“Asumí el cargo de ministro de Economía el 31 de enero de 1991, con responsabilidad no sólo sobre las finanzas, sino también sobre el comercio, la agricultura, la industria, la minería, la energía, el transporte y las comunicaciones. Menem aceptó la opinión de que el gobierno necesitaba un equipo preparado para trabajar de manera coherente y con un liderazgo claro. El primer año y medio de gobierno lo había convencido de que el nombramiento de personas que nunca habían trabajado juntas en puestos que requerían trabajo en equipo era una receta para el fracaso. Yo pude nombrar secretarios y subsecretarios que ya habían trabajado conmigo en la investigación o en el gobierno”.

“La inflación se aceleró en enero y se proyectaba que sería aún más alta en febrero, ya que el precio del dólar había saltado de 5.000 australes a cerca de 10.000 en sólo unos días. La gente temía que la economía estuviera nuevamente al borde de la hiperinflación”.

“Decidí dejar que el Austral flotara después de pagar en efectivo toda la deuda a corto plazo de la tesorería con recursos proporcionados por el Banco Central. El tipo de cambio se estabilizó a 10.000 australes por dólar y, por casualidad, la base monetaria fue muy cercana a 10.000 veces el monto en dólares de las reservas de divisas en el Banco Central. Concluí que estábamos preparados para implementar un nuevo régimen monetario.”

“El 14 de marzo, Menem presentó al Congreso el borrador de la Ley de Convertibilidad. El 28 de marzo, la Cámara y el Senado aprobaron la ley. Entró en vigor el 1 de Abril de 1991.”

“La Ley de Convertibilidad creó un nuevo sistema monetario basado en el peso, que ahora era convertible en dólares en una base de uno a uno y estaba totalmente respaldado por reservas extranjeras. El nuevo sistema monetario era similar al de las primeras décadas del siglo XX pero, además de permitir la conversión de pesos en dólares, aseguraba un derecho que los argentinos habían exigido: el derecho a usar moneda extranjera, en particular el dólar; para proteger sus ahorros y como moneda para los contratos de mediano y largo plazo”.

“La Ley de Convertibilidad se originó como una pieza de derecho consuetudinario en un país con una tradición de la ley civil napoleónica. De hecho, la ley debía su popularidad inicial al hecho de que gobernaba según las costumbres ya establecidas del pueblo.”

“La tasa de inflación bajó inmediatamente. En abril de 1991, la inflación cayó a 2,9 por ciento por mes en comparación con 27 por ciento en enero. Siguió bajando y se estabilizó en menos del 0,5 por ciento por mes durante más de 10 años. El gráfico 15.1 muestra la evolución de la tasa de inflación mensual desde el año anterior al lanzamiento del Plan de Convertibilidad hasta diciembre de 2001.”

“Todos los planes de estabilización anteriores, comenzando por el de Perón y Gómez Morales en 1952 y hasta el Plan Austral de Alfonsín y Sourrouille en 1985, no habían logrado alcanzar y mantener tasas de inflación por debajo del 25 por ciento anual. La tabla 15.1 muestra que sólo en el caso del Plan de Estabilización y Desarrollo Frondizi-Alsogaray de 1959 la tasa de inflación durante los 10 años posteriores al inicio del plan se mantuvo por debajo del inicial, pero incluso en este caso la inflación siguió siendo alrededor de 25 por ciento anual.”

“El gráfico 15.2 muestra que en el caso del plan lanzado por Videla y Martínez de Hoz en 1977, la tasa de inflación superó la tasa inicial en el noveno año y en ninguno de los ocho años anteriores la inflación anual bajó por debajo del 100 por ciento. En el caso del plan que Perón y Gómez Morales lanzó en 1952, la tasa de inflación superó la tasa inicial en el año siete. El plan lanzado por Onganía y su Ministro Krieger Vasena mantuvo la tasa de inflación por debajo de la tasa inicial por sólo cuatro años, el Plan Austral lanzado por Alfonsín y Sourrouille en 1985 durante tres años y el plan de Perón y Gelbard en 1973 mantuvo una tasa de inflación Por debajo de la inicial sólo durante dos años.”

“Varias diferencias entre el Plan de Convertibilidad y sus predecesores explican porqué la inflación desapareció como problema crónico durante la década de 1990, mientras que había sido tan persistente durante los 45 años anteriores. La principal diferencia fue que el Plan de Convertibilidad no se limitó a fijar el peso al dólar como lo había sido en todos los planes de estabilización anteriores. En cambio, introdujo una reforma monetaria integral. La reforma consistió en la creación de un peso convertible y la legalización del uso del dólar y cualquier otra moneda convertible en cualquier tipo de transacción o contrato.”

“Otra diferencia importante es que el Plan de Convertibilidad permitió que todos los precios se establezcan libremente en mercados competitivos, eliminando todos los controles previos de precios y liberalizando el comercio exterior. La drástica desinflación provino de una completa eliminación de las expectativas inflacionarias que fue la consecuencia de tranquilizar al público de que no habría dinero impreso para financiar el déficit presupuestario del gobierno. El respaldo obligatorio del peso por una cantidad equivalente de dólares y la competencia del peso con el dólar como medio de intercambio y reserva de valor aseguró a la gente que el Banco Central no podía imprimir dinero para crear crédito ni para el gobierno ni para el sector privado.”

“Muchos economistas profesionales piensan en la Ley de Convertibilidad como una “Junta Monetaria” (Currency Board en inglés). Yo expliqué en varias ocasiones que la paridad era sólo temporal[1]. La Ley de Convertibilidad fijó un tope sobre el tipo de cambio de pesos por dólares, pero no fijó un piso. En consecuencia, el peso podría haber flotado y apreciado en momentos de fuertes entradas de capital. Esta característica creaba un mecanismo de salida natural del régimen de tipo de cambio fijo sin abandonar el sistema de convertibilidad y, al mismo tiempo, mantenía la aplicabilidad de los contratos realizados en moneda extranjera.”

“En resumen, la convertibilidad, más que el tipo de cambio fijo, era la regla permanente que necesitaba la economía argentina. Lo que era importante para el correcto funcionamiento de la economía era la libertad de elegir una moneda. Durante la fase inicial, la Junta Monetaria que respaldaba todos los pesos con dólares a un tipo de cambio fijo era necesaria para restablecer la confianza de la gente en el peso. Sin embargo, cuando las entradas de capital se hicieron grandes, la Junta Monetaria se volvería innecesaria porque el peso se habría convertido en una moneda de confianza debido a la administración responsable de un Banco Central independiente. Desafortunadamente, la oportunidad de tener convertibilidad sin un tipo de cambio fijo se perdió en 1997 y después de las crisis de Rusia y Brasil ya no era una opción.”

[1] Ver Cavallo, Domingo en colaboración con Cavallo, Sonia (1996); También: Cavallo, Domingo (1999), y Cavallo, Domingo Felipe y De Pablo, Juan Carlos (2001)

32 thoughts on “Vale la pena releer la historia de los planes de estabilización”

  1. Buenos días Dr. Cavallo, gracias por mostrarnos en la década de los 90 que Argentina podía vivir sin inflación.
    Respecto de no poder imprimir billetes para financiarse , fue lo correcto, ya que hubo “deflación” es decir el salario se apreciaba porque bajaban los precios.
    Yo en esa epoca tenía un instituto de computación y en 1993 cobrabamos 75 pesos dólares por mes (4 clases de 2,5 hs) y en 1997 pudimos hacer una promoción a 25 pesos dólares por mes (4 clases de 2 hs) permitiendo de forma virtuosa que capacitarse en informática fuera mas accesible para la gente, a causa de que no había inflación y a causa de que su plan funcionó.
    Aquí hago una crítica en este escrito publicado por clarín el año pasado donde critico la impresión de billetes para financiar el déficit fiscal, le paso el link
    http://www.clarin.com/cartas_al_pais/repente-aparecio-kirchnerismo-subsidio-ayudarnos_0_1594640723.html

    Le mando un abrazo y le deseo que pase buen “Domingo”. Saludos.!

    1. Nadie en su sano juicio negaría lo que a simple vista se puede comprobar: el flagelo de la inflación había cedido. Pero ¿A costa de que? Es correcto no mencionar el empleo en negro, desempleo, pobreza, indigencia, desindustrialización, 200% de endeudamiento y un PBI en 2002 igual al 1992. ¿Parte del plan de estabilización?¿Daños colaterales?

      1. Lo que ocurrió en 2002 fue a causa de abandonar el plan de estabilización, no la consecuencia de haber conseguido estabilidad durante 10 años. Un abrazo.

  2. Estimado Doctor: Fui fun de la Convertibilidad pero lamentablemente no pudimos salir de ella y se nos complicó mucho la economía.
    La estabilidad se logró pero, aunque considero que las importaciones son indispensables, llegamos a una situación critica donde se paraba la actividad fabril.
    He asistido a una Conferencia que dio en Buenos Aires Hernan Bichi en aquellos años y recuerdo que este excelente economista, sugirió controlar la carrera de precios y salarios que habían llevado a esta Inflación descontrolada antes de su Ministerio.
    No fue fácil su trabajo pero realmente nunca logramos incrementar la actividad industrial.
    Obviamente Usted es un Economista Notable y yo no lo soy.
    Le mando un cordial saludo

    1. Hola Juan. La causa de los problemas reales que sufrió la economía entre 1998 y 2002 no fue la convertibilidad. Sin convertibilidad, los factores que crearon los problemas (excesivo gasto y endeudamiento de las provincias,inflexibilidad laboral, shocks externos, etc), hubieran tenido un efecto más negativo todavía. Un abrazo.

  3. El trabajar en equipo con personas idóneas es el mejor sistema, pero siempre debe haber un Líder, en estos ejemplos fue el Dr. Domingo Cavallo que Menen después de usarlo hizo fracasar la economía del país por sus actos corruptos y populistas.Menen creyó haber descubierto la pólvora cuando lo echo a Cavallo.

    1. Menem cometió errores, pero muchos más son los que cometieron Duhalde y los Kirchners. Un abrazo.

  4. Dr. Cavallo:

    La convertibilidad, la desregulación, las privatizaciones y la apertura económica fueron notoriamente exitosas, pero incomprendidas y demonizadas, al punto que casi nadie se atreve a defenderlas, ni siquiera los pocos que en el fondo las comparten.
    Lamentablemente, creo que hemos perdido toda oportunidad de tener una moneda estable y una economía en crecimiento. Ante cualquier reflujo de confianza con tipo de cambio fluctuante, se revalorizará el peso en términos nominales y reales. Comenzarán los interesados y los ignaros a hablar cada vez con más fuerza del “atraso cambiario” -que efectivamente se dará, comparado con el período previo al plan de estabilización- y se desencadenará una lucha sectorial para aumentar los ingresos nominales. Ciertos sectores no quieren o no pueden resistir las presiones salariales -el sector público, los productores de bienes o servicios no transables, los industriales sobreprotegidos productores de bienes sustitutivos de importaciones- y no están limitados por la competencia externa, por lo que pueden trasladar los costos o la mayor demanda a los precios. Finalmente, el atraso, esta vez real, se traduce en el mediano plazo en una crisis económica y cambiaria, que reduce a la fuerza el gasto público en dólares. Y continúa sin fin la triste secuela de fracasos.
    La cultura inflacionaria de la gran mayoría de la gente hace que se desprecie o se subestime la importancia de una moneda estable; la cultura proteccionista determina que se infravalore la competitividad; la cultura distributista desconoce que la única vía en el largo plazo para mejorar las condiciones de vida de la mayoría de la población, es el incremento de la productividad y de los ingresos reales, que a la vez dependen de la creación neta de capital, del progreso tecnológico -propio o importado- de la mejora del capital humano a través de una educación en serio, y de la seguridad jurídica, como prerrequisito para todo lo anterior. Pero nada de eso se habla en la Argentina; al menos no se habla a nivel de medios masivos de difusión, ni en el discurso político. Ningún partido político lo hace, y así nos va. El Pro y “Cambiemos” carecen de un discurso propio, y se mueven al compás de los ritmos electorales o de lo que les dictan sus asesores de imagen.

    1. Ciertamente existe el riesgo que se de el proceso que describís. Pero hay que hacer todo lo posible par evitarlo. Advertir al gobierno de este riesgo es una forma de ayudar. muchas gracias por tu mensaje. un abrazo.

  5. Mientras funcionó estuvo muy bueno, pero me da la impresión que los empresarios, entre otros no podían aguantar más. Las empresas tenían que seguir invirtiendo para mejorar la productividad y así bajar los costos, pero nadie invierte si no ve un futuro promisorio. Argentina perdió una gran oportunidad y despues vino el caos. Todo el sacrificio fue inútil

    1. Santiago.Es cierto que mucho se perdió de lo que hicimos, pero no todo. Hoy la sociedad se resiste a aguantar una inflación del 25% anual. antres de la convertibilidad la gente estaba tan resignada que aceptaba inflaciones superiores al 100% anual. Un abrazo.

  6. Estimado Dr Cavallo, de acuerdo a su experiencia en la función pública ¿cómo cree que reaccionaría la opinión pública mayoritaria si el gobierno expresara públicamente que su intención en política económica es aplicar todas las medidas que se asocian al liberalismo económico?
    La respuesta a esta pregunta es clave porque de ella depende el éxito o no de políticas como las que ud propone.
    Sin el apoyo popular, es muy difícil contar con el poder político necesario para instrumentar este tipo de políticas (poder que ud tuvo de apoyo durante el gobierno del Dr Menem y que sin duda alguna fue un factor determinante para poder llevar a cabo sus planes).
    Si la respuesta es de rechazo, entonces nada podrá hacerse, al menos nada perdurable en el tiempo (que es lo que realmente sirve).
    Si la respuesta es de apoyo mayoritario, entonces sin dudas Macri debería jugarse ante la opinión pública y decir con todas las letras que el camino a tomar es ese.
    No tengo dudas de que si se da ese paso clave y la opinión pública acompaña, todo será extraordinariamente más fácil de lograr y las inversiones seguramente vendrán a montones (casi no hay países en desarrollo que se declaren abiertos a la economía libre de mercado).

    1. El plan que el gobierno presente no debe describirse como resultado de una ideología sino de un diagnóstico objetivo de la realidad. los ideologismos no ayudan a conseguir apoyo popular. Un abrazo

  7. Espero que Mauricio Macri lea esto (y actúe en consecuencia).Sino habrá dejado pasar una oportunidad histórica única para la Argentina

    1. Habría ue dejar que el dólar sea una moneda gal alternativa al peso para que la gente no se sienta obligada a convertir los dólares en pesos y el tipo de cambio refleje mejor la relaci{on de los precios internos con los externos. Un abrazo.

  8. Excelente explicación.
    Le pregunto Dr. Cavallo: ¿Que deberíamos hacer ahora? Si no me equivoco, hoy no existe el problema de la falta de respaldo en dólares. ¿Porqué no baja la inflación? ¿Porqué no crecemos?

  9. Estoy de acuerdo y sigo sosteniendo eque es la única manera de terminar con la inflación en este país. Sin embargo, merced a la idiosincrasia de ciertos sectores de poder y unos cuantos tecnócratas sin proyecciones medio plazistas, lo que significó una milagrosa solución para un eterno problema trajo aparejado otro no menos relevante e igual o más perturbador: el desempleo. A mí modo de ver, ello devino así a raíz de una desacertada política tributaria que acorraló a todos los chicos y medianos empresario (principal empleador histórico) a una irremediable crisis de competitividad. La inusitada y desproporcionada presión impositiva que año a año se fue incrementando género un asfixio que torno prácticamente insostenible cualquier actividad económica que tuviese que competir
    con productos extranjeros, pero nadie lo vió, nadie pensó en el mediano o largo plazo, sólo se vieron necesitados de hacer su caja chica y cumplir con las obligaciones de deuda pública… todo ese conglomerado de yerros fue lo que habilitó la entrada “fácil” para la demagogia que vino después… Ergo, son todos igual de culpables y cómplices.
    Ahora bien, centrándonos sobre el presente, creo que una vez más nos hallamos ante una nueva posibilidad de capitalizar los logros de ambas experiencias para por fin enderezar el rumbo del país hacia un sostenible e ingente futuro de crecimiento. No obstante, otra vez nos volvemos a chocar contra la falta de certezas, la absurda y tosca tecnicidad de
    quienes no ven más allá de sus propias narices y frente a quienes siempre se han favorecido con el estancamiento nacional… La políticas de incentivo serias y programadas en el tiempo impidieron que los paisdes que las aplicaron se estancaran, por el contrario fueron el detonador de todas las grandes explosiones de crecimiento sostenido…

    1. Los problemas de desocupación de los 90s no fueron causados por la estabilidad conquistada sino por la falta de reformas que eran necesarias para remover todas las causas de nuestro largo estancamiento. La desocupación hubiera sido a{un mayor son políticas inflacionarias. El problema de de los gobiernos desde 2002 hasta 2015 es que sólo agregaron inflación , no corrigieron ning{un problema de fondo y recrearon otros. Tu argumento sobre la presión impositiva en los 90s es un ejemplo. Ahora la presi{on impositiva es 50% m{as alta.

  10. Qué tal Domingo. Hoy le tengo 2 preguntas, 1 de ellas un poco contrafácticas -¡como a mi me gustan!-.
    En primer lugar quisiera preguntarle: ¿no se arrepiente de haberse bajado del balotaje en el año 2000 contra Ibarra? Digo, la diferencia de votos entre ud. e Ibarra era amplia, pero teniendo en cuenta el antecedente Larreta y Lousteau, en la que el primero había sacado más de 20 puntos de ventaja en la elección general apenas ganó por un punto en el balotaje. A lo que voy es que quizás nada estaba dicho, y en mi opinión ud. podría haber llevado un buen programa de gobierno y administración en el recinto de CABA.
    2) ¿Sería viable, más allá de la diferencia de etapas y contextos, introducir nuevamente una política de convertibilidad en el mediano o largo plazo?

    1. Con respecto a la primera pregunta, haberme presentado a la segunda vuelta hubiera sido un despilfarro de recursos que no teníamos. Lamentablemente el apoyo ofical a Ibarra era imposible de neutralizar. Además yo cometí el error de ofuscarme frente a las cámaras de TV cuando se conocieron los resultados de la primera vuelta y las encuestas que se hicieron al d{ia siguiente dijeron que incluso gente que me hab{ia votado ya no lo har{ia en la segunda vuelta. Con respecto a la segunda pregunta, sin duda ser{a necesario volver a transformar al Peso en una moneda completamente convertible para asegurar estabilidad permanente, pero eso no significa que deba ser con tipo de cambio fijo. Un abrazo.

  11. DOMINGO CAVALLO:
    Comparto totalmente su idea de que hay que releer la historia de los planes de estabilización. Pero, salvo el período de la convertibilidad hasta que Menem desvarió con la re-reelección, siempre los políticos argentinos hicieron lo mismo. Y el pueblo los respaldó. Recuerdo que Vd. dijera que “después de la experiencia de la convertibilidad el pueblo no aceptaría a ningún político que vuelva a restaurar la inflación”. Sin embargo no fue así. Casi todos aprobaron el regreso del flagelo, porque esperaban sacar provecho del mismo.
    ¿Porqué sucede esto?
    Varias son las razones. 1° Confusión mental. Los argentinos prefieren usar eslogan y no ideas. No saben razonar y descalifican a cualquiera que pretenda deducir criterios según la lógica. Ello implica un alarmante déficit de inteligencia y un nivel intelectual por debajo de lo imprescindible para sobrevivir.
    2° Opción preferencial por la comodidad. La mayoría de los compatriotas son cómodos (sólo quieren “disfrutar”) y no aceptan esfuerzos ni sacrificios. Son listos pero no inteligentes. Rehúyen las responsabilidades. Echan la culpa de sus errores a otros. Ignoran totalmente cómo se potencian las personas y sociedades: ORDEN – DISCIPLINA – CAPACIDAD DE OBSERVACIÓN – CONSTANCIA – VOLUNTAD – MOTIVACIÓN.
    3° Deseo de vivir a costa de los demás. La clase política argentina en general tiene los rasgos de la Fabian Society (“fabianos británicos”): pretenden organizar un socialismo de Estado para repartir la riqueza ajena y encaramarse en el poder como aristocracia decadente. Los dirigentes empresarios en lugar de competencia quieren que el Estado ocupe el lugar del mercado, les garantice una clientela cautiva y los proteja contra la competencia externa. Si hay pobreza, entonces que se la subsidie con impuestos cobrados a los propios pobres.
    Por eso, desde 1946 a la fecha, en 70 años siempre tuvimos déficit, siempre avanzó el Estado, siempre pretendimos vivir por encima de las posibilidades, siempre intentamos sacar a unos para privilegiar a otros, siempre encubrimos esas maniobras con la falacia de “la Justicia Social” y la “Redistribución del Ingreso”. Ahora estamos al borde de la catástrofe social: inflación, déficit, endeudamiento, cierre al libre comercio, impuestos extorsivos, regulaciones ridículas y un Estado omnipotente e inepto. Nos gobierna la INEPTOCRACIA.
    Gracias por permitir desahogarnos en su blog.
    Un fuerte abrazo de
    PAULINO

  12. En cuanto se edite el libro en español lo compraré. Estoy en claro con lo expuesto en esta transcripción y es a partir del último párrafo que ansío una descripción de lo ocurrido a partir de 1997. He escuchado tantas veces cómo Ud es acusado de todos los males “de Los noventa” siendo según mi visión el autor de una etapa de progreso para nuestro país que progreso y se insertó en el mundo nuevamente. Resta una clara explicación suya de porqué “explotó la convertibilidad y cuál su responsabilidad primero cuando lo deja a Menem y luego con De la Rua. Cordiales saludos Raul Nicola

  13. Hola Domingo, soy un gran admirador tuyo. Las medidas que llevo a cabo demostraron la fortaleza de nuestro país
    Es necesario que vuelva, después de 12 años de los kirchneristas, volve Domingo!

  14. Que impotencia me da que Macri no se tome al menos un momento para leer los interesantes y clarísimos artículos que hay en su blog.Siga así Dr.Cavallo.No afloje usted es de los mejores talentos que tiene este país.Le dejo un abrazo.

    1. Gracias Tomás. Lamento haber demorado tanto tiempo en responder, pero tuve algunos problemas que afortunadamente ya superé. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.